100 años de la Bauhaus: comenzó como una verdadera escuela. Promovió la idea de la obra de arte total. Sus ideales se extendieron por todo el mundo y todavía influyen en los diseñadores de hoy. Repasemos la historia de la Bauhaus, donde el arte y la tecnología se funden en una sola unidad.

La historia de la Bauhaus comenzó el 1° de abril de 1919 cuando, en un folleto de 4 caras, se anunció el programa de una nueva escuela, la Bauhaus estatal de Weimar, nacida de la fusión de la antigua Escuela de Artes y Oficios del Gran Ducado y la Academia de Bellas artes de Weimar.

historia-de-la-Bauhaus-manifiesto

Fundador y director de la escuela el arquitecto alemán Walter Gropius.

Su principal objetivo era un concepto radical: reimaginar el mundo material para reflejar la unidad de todas las artes. Gropius explicó esta visión de la unión entre arte y diseño en la Proclamation of the Bauhaus (1919) que describía una Escuela que combinaba arquitectura, escultura y pintura en una sola expresión creativa.

Historia de la Bauhaus: los orígenes

Gropius desarrolló un programa de estudios artesanales que transformaría a los artesanos y diseñadores facilitándoles la creación de objetos útiles, hermosos y adecuados a este nuevo sistema de vida. De hecho, estaba a favor de una enseñanza del diseño basada en laboratorios tanto para diseñadores como para artesanos.

Los principios en los que se basaba el programa de la Bauhaus en 1919 fueron anticipados por Bruno Taut en su programa de arquitectura de 1918. Taut estaba convencido de que la unión profunda de todas las disciplinas en un nuevo arte de construir, traería una nueva unidad cultural:

A este punto no habrá más límites entre artesanía, escultura y pintura; todos estos aspectos serán una sola cosa: Arquitectura

En la revalorización de la artesanía, la escuela se inspira en el movimiento inglés Arts and Crafts del siglo XIX que, en contraste con el rápido proceso de industrialización, pretendía traer de vuelta un arte capaz de combinar el objetivo utilitario con el valor estético. La Bauhaus, en cambio, se dedica a la búsqueda de la integración entre el producto artístico y la nueva realidad social y productiva.

historia-de-la-Bauhaus-sello

Bauhaus-sello

La necesidad de dejar de lado la inutilidad para resaltar la esencia de las cosas: este es el propósito de esta nueva ideología.

En su primera fase, el programa de la escuela abarca todas las artes.

El itinerario incluye un curso básico de 6 meses, preparatorio para los siguientes años, basado en la experimentación con materiales naturales y formas abstractas. Solo más tarde, los estudiantes pueden acceder a los cursos de “especialización” de tres años en una disciplina artística específica, para concluir con un programa de perfeccionamiento en arquitectura y tecnología de producción en serie.

En su trayectoria educativa, cada estudiante viene seguido por dos maestros, un maestro artesano y otro teórico.

historia-de-la-Bauhaus-didactica

Aunque el objetivo de Gropius sea la unidad de las artes a través de los oficios, los aspectos de este método se demostraros pocos prácticos económicamente.

Manteniendo el énfasis en la artesanía, Gropius reposicionó los objetivos de la Bauhaus en 1923, subrayando la importancia del diseño en la producción en serie: fue en ese momento que la escuela adoptó el eslogan «Art into Industry«.

Historia de la Bauhaus: el período de Dessau

En 1925, la Bauhaus se transfirió de Weimar a Dessau, donde Gropius diseño un nuevo edificio para albergar la escuela. Este edificio contenía muchas características que luego se convirtieron en tractos distintivos de la arquitectura moderna, incluida la construcción con estructura de armazón en acero, la cortina de vidrio y la planta a girándula asimétrica en la que Gropius distribuyó el estudio, las aulas y el espacio administrativo para lograr la máxima eficiencia y lógica espacial.

historia-de-la-Bauhaus-sede-dessau

Bauhaus sede de Dessau

La escuela Bauhaus revoluciona la filosofía de la construcción, cuya estética se vuelve secundaria al uso para el cual se hace. El trabajo del arquitecto es analizar cuidadosamente las funciones para las cuales está diseñado el edificio y estas se vuelven fundamentales para la forma que tendrá.

Modello_Bauhaus_Dessau

El edificio de la escuela a Dessau, así como las casas construidas para los profesores, pronto se convirtieron en el manifiesto del nuevo clima racionalista que se impone a la cultura arquitectónica europea y al modelo arquitectónico de la corriente.

El edificio, de hecho, es un ejemplo de arquitectura funcional: su forma en doble elle, en donde ninguna parte es preponderante en comparación con las demás, se caracteriza por las  funciones múltiples para las cuales está pensado el escolar (las aulas, el auditorio, los laboratorios, las oficinas administrativas y las habitaciones para los estudiantes).

Modello_Bauhaus_Dessau

El edificio no tiene una fachada principal, cada lado forma parte de las diferentes fachadas de la construcción.

Junto a las estructuras, cuyos espesores son calculados en relación a las fuerzas portantes, las superficies en vidrio son las protagonistas respondiendo a la necesidad de iluminar las aulas y, al mismo tiempo, no ocultar lo que sucede dentro de la estructura educativa en una nueva sociedad, en donde todo debe ser ‘transparente’.

La Escuela no descuida ninguna arte o profesión, se ocupa de fotografía, dibujo, collage, publicación e incluso de moda.

Muchas ideas, prototipos y objetos de uso común han producido una serie de éxitos sin precedentes en los últimos ochenta años. El mobiliario diseñado en la escuela Bauhaus todavía es considerado uno de los clásicos del mobiliario moderno y son la semilla del diseño contemporaneo: objetos funcionales, con formas simples y geométricas, destinados a entrar a la casa de la gente común, integrándose en la vida cotidiana de las personas.

El taller de ebanistería fue uno de los más populares en la Bauhaus. Bajo la dirección de Marcel Breuer del 1924 al 1928. Este estudio ha reconvertido la esencia misma de los muebles, a menudo tratando de desmaterializar formas convencionales, como las sillas en su esencia mínima.

El taller textil, especialmente bajo la dirección de la diseñadora y tejedora Gunta Stölzl, creó telas abstractas adecuadas para su uso en ambientes Bauhaus. Los alumnos estudiaron la teoría del color y el diseño, así como los aspectos técnicos de tejeduría. Stölzl fomentó la experimentación con materiales poco ortodoxos, entre ellos el celofán, la fibra de vidrio y el metal. Los tejidos de la oficina, junto con la pintura mural arquitectónica, adornaban el interior de la edificación Bauhaus, ofreciendo un interés visual policromado pero abstracto a estos espacios bastante severos.

El taller de metal fue otro famoso workshop en la Bauhaus y, junto al taller de carpintería, fue el más exitoso en el desarrollo de prototipos de diseño para la producción en serie, en este taller, diseñadores como Marianne Brandt, Wilhelm Wagenfeld, y Christian Dell han creado objetos hermosos y modernos como accesorios de iluminación y vajillas. Ocasionalmente, estos objetos se usaban en el mismo campus de la Bauhaus; los accesorios de iluminación diseñados en el laboratorio de metal iluminaron el edificio Bauhaus y algunas habitaciones de la facultad.

Brandt fue la primera mujer en asistir al taller de metal y reemplazó a László Moholy-Nagy como directora del taller en el 1928. Muchos de sus diseños se convirtieron en expresiones icónicas de la estética Bauhaus. Su tetera geométrica escultórica en plata y ébano, aunque nunca se produjo en serie, refleja tanto la influencia de su mentor, Moholy-Nagy, como el énfasis de la Bauhaus en las formas industriales. Ha sido diseñada brindando especial atención a la funcionalidad y facilidad de uso, desde la boquilla corta gota hasta el mango de ébano resistente al calor.

bauhaus-tetera

El taller de tipografía, aunque inicialmente no era una prioridad de la Bauhaus, se hizo cada vez más importante bajo figuras de la talla como Moholy-Nagy y el diseñador gráfico Herbert Bayer, que influenciaron notablemente la gráfica posterior.

Antes de la Bauhaus se podría decir que el “diseño gráfico” como lo entendemos hoy no existía todavía. De hecho, gracias a la escuela de Dessau, comenzamos a comprender que no es suficiente llenar una página de imágenes y textos, sino que también la construcción de un layout juega un papel central en la transmisión del mensaje final.

Es a la escuela que debemos formas de letras modernas y el uso de colores expresivos: no tendríamos “Futura”, “Helvetica” y los sans serif en general sin el trabajo de Bayer en las fuentes. Además, sin el trabajo de Moholy-Nagy quien sabe cuándo nos hubiéramos dado cuenta del potencial de la fotografía en la publicidad.

bauhaus-font-xants

Bauhaus font xants

La Bauhaus ha cambiado de manera permanente el panorama, alentando a sus estudiantes a tomar en consideración los aspectos psicológicos, lingüísticos, económicos y visuales de lo que diseñaban.

Los ideales de la Bauhaus, a diferencia de los de otras corrientes, no han desaparecido y no han sido reemplazado por nuevos movimientos: ¡todavía están vigentes! Es suficiente buscar en la web o hojear una revista para darse cuenta. Una herencia viva que enfatiza lo adelantado que estaban a su tiempo.

Por ejemplo, según algunas investigaciones, la interfaz gráfica de Windows 8 se inspiró en la ideología de Bauhaus.

En 1928, Gropius renunció como director de la Bauhaus, sustituido por el arquitecto Hannes Meyer.

Meyer mantuvo el énfasis del diseño en serie, eliminando partes del programa que consideraba de naturaleza demasiado formalista. Enfatizó la función social de la arquitectura y el diseño fomentando el cuidado por el bien público más que por el lujo privado. La publicidad y la fotografía siguieron importantes bajo su dirección.

Historia de la Bauhaus: el período de Berlín

Bajo la presión de un gobierno municipal cada vez más de derecha, Meyer renuncia en 1930, sustituido por Ludwig Mies Van der Rohe, el teórico del “less is more”.

Mies Van der Rohe trasmitió a la escuela un carácter estrictamente disciplinario, centrado en la arquitectura.

La situación política cada vez más inestable en Alemania, combinada con la peligrosa situación financiera de la Bauhaus, llevo a Mies a transferir la escuela a Berlín en 1930, donde operaba a pequeña escala. La Bauhaus cerró en 1933.

historia-de-la-Bauhaus-sede-berlin

Bauhaus, sede Berlín

Durante los años turbulentos y con frecuencia peligrosos de la segunda guerra mundial, muchas de las figuras claves de la Bauhaus emigraron a los Estados Unidos, donde su trabajo y filosofía de enseñanza influyeron en generaciones de jóvenes arquitectos y diseñadores (International style).

Breuer y Gropius enseñaron en Harvard. Josef y Anni Albers enseñaron en Black Mountain College, y luego Josef enseño a Yale. Moholy-Nagy fundo el New Bauhaus en Chicago en 1937. Mies van der Rohe diseño el campus y enseñó en el instituto de tecnología de Illinois.

Aunque la Bauhaus duró poco más de una década, una medida simple de su significado es que no hay una escuela de arquitectura o diseño que pueda afirmar no haber sido influenciada de alguna manera. Pero el impacto de la Bauhaus se extendió mucho más allá de la enseñanza del diseño: era un lugar concebido desde el principio para enfrentarse a un mundo que cambia rápidamente y para encontrar una respuesta cultural que no solo mitigara sus transformaciones, sino que las moldeara para el beneficio de todos.

Clic aquí para descargar Edificius, el software BIM para el diseño arquitectónico

 

Ya publicado el artículo 100 años de la Bauhaus: historia, eventos e iconos

Bauhaus-100-anos-de-bauhaus