Comenzando con el monitoreo y análisis de cantidades y costes hasta la valoración de la sostenibilidad de la obra para terminar con la gestión, mantenimiento y renovación. Descubramos juntos las 7 dimensiones de la metodología BIM (parte 2)

Retomamos desde el artículo anterior análisis y aclaraciones sobre las 7 dimensiones de la tecnología BIM.

BIM 5D: cantidad y costes. ¿Hay nuevas formas de realizarlo o todo ya está escrito?

El punto neurálgico del BIM 5D es el “Quantity Take Off”: la extracción de las medidas del proyecto para definir la cantidad de materiales necesarios para la realización de uno o más elementos.

Una vez que se ha completado esta operación, es necesario elegir los códigos de precio que se asignarán a los elementos, con el correspondiente precio unitario, asignando así el coste.

De este modo, se pueden supervisar las elecciones realizadas por el técnico y comprobar si coinciden con lo que tiene en mente el proyectista.

Tradicionalmente, el presupuesto se actualiza simultáneamente a la evolución del diseño con la posibilidad que algunos datos escapen al proceso de actualización (¡la probabilidad es muy alta!).

Si confrontamos el presupuesto y el BIM 4D, podemos evaluar si el resultado debe ser un producto estático o dinámico. El resultado puede vincular aspectos, como, por ejemplo, el mantenimiento que están interconectados pero tratados por separado.

Es claro que el replanteamiento de procesos, interacciones, y herramientas pueden agilizar y optimizar la gestión de la información, vinculando esta dimensión con otros aspectos del “ciclo de vida de la construcción”.

Las dimensiones de la metodología BIM

Las dimensiones de la metodología BIM

BIM 6D: la tecnología de la información y la sostenibilidad al servicio de los usuarios ¿es posible?

El concepto de “desarrollo sostenible” se formalizó por primera vez en 1987 dentro del informe “Brundtland” presentado por la comisión mundial del ambiente y el desarrollo.

El concepto de sostenibilidad, de hecho, se puede examinar bajo tres puntos de vista diferentes, y por eso hablamos de sostenibilidad:

  • ambiental, planteada en términos de capacidad de reproducción y mantenimiento de los recursos naturales
  • económico, entendido como la capacidad de generar ingresos y trabajo
  • social, visto como generador de bienestar para el hombre.

Adaptar este concepto a una obra y hablar de arquitectura sostenible no es siempre fácil, especialmente en términos de innovación. Diseñar de manera sostenible puede entenderse como diseñar con la máxima calidad.

¿Es la cantidad de tecnología (instalaciones, automatización, etc.) presente en un edificio a contribuir a la sostenibilidad del mismo o es la “calidad” en términos de integración con el sistema de construcción, con sus propiedades y sus elementos a hacerlo sostenible?
Probablemente, la adopción de una metodología que “obligue” a la planificación de los procesos, y que permita al sistema de construcción una gestión más simple, hará más eficientes los procesos analíticos involucrados en la evaluación del concepto de sostenibilidad de una estructura.

BIM 7D: ¿dónde termina el proyecto y donde comienza la gestión?

Uno de los objetivos de la metodología BIM es crear un modelo virtual (tridimensional e informativo) lo más similar posible al que será realizado. Un modelo definido “As-built” que trae consigo no solo lo que se ha diseñado, sino cuanto se realiza realmente en la fase de construcción.

Lo que se diseñó durante el proyecto es tradicionalmente revisado y modificado en el sitio de construcción para hacer frente a posibles variaciones en la ejecución de la obra o para la resolución de conflictos geométricos u operacionales que no fueron tenidos en cuenta durante la fase de concepción de la obra.

Este modelo no puede ser entendido como un modelo producido por un solo software de “BIM authoring” sino como un conjunto de modelos hechos con un software capaz de describir la obra de una manera adecuada al nivel de desarrollo digital necesario (LOD entendido como “Level of Development”).

El “modelo” debe incluir la transmisión de la base de datos de información construida alrededor de la representación virtual “del objeto de construcción”, para poder conservar y transmitir lo que se realiza.

¿Es este el punto en el que podemos considerar el proceso completo? ¿La entrega de lo que se ha realizado se puede definir como producto terminado?

Cuando hablamos del “ciclo de vida de la construcción” no podemos ignorar los aspectos de mantenimiento, cierre o renovación de la edificación.

 

Descubre usBIM, el BIM management software para gestionar y monitorear las 7 dimensiones del BIM