Desde el concepto hasta la demolición, o  reciclado, descubramos las 7 dimensiones del BIM: una forma intuitiva para esquematizar la heterogeneidad de los datos informativos en un diseño “BIM based”

El BIM ahora es una realidad: aquellos que viven en el entorno de la  construcción están cada vez más expuestos a input e información de todo tipo con respecto a la digitalización e informatización de la industria de la construcción.

Una forma absolutamente intuitiva y quizás sugestiva para definir los temas que intervienen en la digitalización de la construcción es referirse a las “dimensiones”.

Para realizar una descripción geométrica son suficientes las 3 dimensiones conocidas por todos. En cambio para introducir otra información podemos “inventarnos” nuevas modalidades descriptivas y hacer referencia a otras dimensiones, como tiempo, costes, etc.

Las condiciones técnicas de las temáticas, tocadas objetivamente (dependiendo del contrato) en un diseño “BIM based”, se simplifican así:

Las dimensiones de la metodología BIM

Las dimensiones de la metodología BIM

  • 3D: representación tridimensional del artefacto
  • 4D: análisis de la duración
  • 5D: análisis de costos
  • 6D: evaluación de la sostenibilidad
  • 7D: fase de gestión de lo realizado

Ahora intentemos profundizar lo que se ha expresado hasta el momento.

BIM 3D: ¿solo un problema de modelación geométrica?

El uso de herramientas a la vanguardia para la realización de un modelo digital de una obra de construcción permite brindar atención al detalle grafico de nuestro diseño. Esto nos garantiza una representación realista de la parte estética y una óptima conexión geométrica con los elementos modelados.

Los problemas solucionables durante la fase de diseño no se limitan a aquellos relacionados al mismo modelo, considerándolo independiente del resto de las disciplinas técnicas involucradas. Al contrario ellas contemplan también la interacción de diversos actores/disciplinas contenidos en esta metodología.

Entonces, nace la necesidad de gestionar la actividad conocida como “model checking” que esta formalizada operativamente en dos actividades diferentes:

  • el code checking, es decir la evaluación de la conexión del modelo con las peticiones de diseño y las normativas.
  • la clash detection, o sea el análisis preventivo de los conflictos geométricos (y no) del modelo.

Todo esto no puede excluir la necesidad de una evaluación formal de lo que se ha modelado en cada disciplina.

BIM 4D: ¿la duración de un contrato es “estática” o “dinámica”?

Aceptar la necesidad de planificar el tiempo, aspecto más relacionado al “management” que al diseño arquitectónico, no es una novedad.

Conocemos los métodos tradicionalmente utilizados en la construcción (diagrama de Gantt y Pert, etc.) para planificar la duración de una obra o en general de un contrato y conocemos muy bien sus límites y problemas:

  • la pérdida de información en la transmisión de datos entre el diseñador y la empresa
  • la falta de comunicación entre el jefe de obra y los proveedores
  • la llegada a tiempo y la organización adecuada de los materiales en la obra
  • el estado de ejecución de la obra.

Estas son algunas de las razones que causan retrasos e inoperatividad, obligando a revisar cuanto planificado hasta ese momento.

Además la necesidad de reducir, gestionar y reorganizar el tiempo del contrato de manera dinámica y abierta a evaluaciones analíticas puede encontrar respuesta en el uso de nuevas herramientas y nuevas metodologías.

La realización del WBS – Work Breakdown Structure, permite el desglose analítico de un proyecto en partes elementales planeadas específicamente para conectarse con lo que se ha modelado. De esta manera es posible extraer, organizar y visualizar fácilmente el progreso de la obra representando una de las formas de innovar la gestión de esta dimensión.

En el próximo focus, examinaremos las otras dimensiones de la metodología BIM.

 

Descubre usBIM, el sistema integrado más grande de plataformas, plug-in y software para crear y gestionar modelos BIM