Sistemas de almacenamiento en una instalación fotovoltaica: ¿Cuáles y qué son las ventajas? ¿Cómo se integran en las instalaciones? Definiciones y ventajas (parte 1)

El almacenamiento integrado a la instalación

Los sistemas de almacenamiento para instalaciones fotovoltaicas están compuestos por “baterías” especiales. Éstas están estudiadas y diseñadas para almacenar la energía producida por una instalación fotovoltaica y hacer que esté disponible para su uso cuando la instalación no puede producir suficiente energía para el autoconsumo. Por ejemplo, funciona por la noche o almacena el excedente de energía auto-producida en las instalaciones “independientes” que alimentan lugares no atendidos por la red nacional.

Las ventajas de un sistema de almacenamiento

Utilizar un sistema de almacenamiento para la propria instalación fotovoltaica nos permite obtener numerosa ventajas:

  • es capaz de reducir considerablemente el impacto en los gastos eléctricos (ahorro en la factura)
  • vuelve los consumidores de energía eléctrica autosuficientes
  • puede tener, con cuidados en el diseño, energía eléctrica optimizada para cargas privilegiadas.

Tipos de instalaciones fotovoltaicas

En particular existen dos tipos de instalaciones fotovoltaicas:

  • stand alone (independiente)
  • grid-connected (sistema conectado a la red eléctrica).

Instalación Stand Alone

Las instalaciones independientes (stand alone) son sistemas autónomos. Normalmente son utilizadas para proporcionar electricidad a usuarios con problemas de conexión a la red porque ubicados en áreas inaccesibles. Usadas también para usuarios con muy bajo consumo de energía, que hace que el coste de conexión a la red eléctrica nacional no sea conveniente.

Instalación stand alone

Instalación stand alone

Una instalación independiente está caracterizada por la necesidad de cubrir toda la demanda energética de los usuarios. Los elementos que la constituyen son:

  • módulos fotovoltaicos
  • regulador de carga
  • sistema de almacenamiento (baterías)
  • inversor (transforma la corriente continua en corriente alterna)

Este tipo de instalaciones son económicamente ventajosas para los casos en que la red eléctrica es ausente o es difícil de alcanzar. La instalación stand alone, en caso de falta de corriente de red, puede garantizar la continuidad del suministro eléctrico también gracias al sistema de almacenamiento. Éste permite acumular la energía producida, para que pueda ser reutilizada cuando los paneles fotovoltaicos no funcionan (por ejemplo, de noche).

Instalación Grid Connected

Las instalaciones fotovoltaicas grid connected (conectadas a la red) pueden intercambiar energía eléctrica con la red eléctrica nacional. El intercambio puede tener lugar en dos direcciones:

  1. si la producción del campo fotovoltaico supera durante un cierto período el consumo, el excedente se introduce en la red.
  2. en las horas en que el generador no proporciona suficiente electricidad para satisfacer a los usuarios, la energía se toma de la red.

En general, en las instalaciones grid connected, hay dos contadores que contabilizan la energía intercambiada en ambas direcciones. Sin embargo, se encuentra también un inversor que transforma la corriente continua producida por la instalación fotovoltaica en corriente alterna.

Muchas instalaciones grid connected no disponen de baterías, pues la red de distribución compensa el suministro de electricidad en tiempos de indisponibilidad de radiación solar. Hoy, gracias a los costes cada vez más bajos de los sistemas de almacenamiento, se instalan baterías para aumentar el autoconsumo de energía auto producida, para que se pueda obtener un mayor ahorro económico.

Sistema de almacenamiento en una instalación Grid Connected

Instalación grid connected con sistema de almacenamiento

Instalación grid connected con sistema de almacenamiento

Un sistema de almacenamiento integrado en una instalación grid connected, permite aumentar el autoconsumo diferido. Esto permite almacenar la energía producida por medio de las baterías y utilizarla posteriormente, por ejemplo por la noche, cuando la instalación fotovoltaica no produce.

En las instalaciones grid connected con baterías de almacenamiento, los flujos de consumo siguen un orden especifico:

  1. el usuario recurre, en primer lugar, a la corriente producida por los paneles fotovoltaicos
  2. si, al pedir el suministro de corriente eléctrica, la instalación no está produciéndola, el usuario podrá recurrir a la energía previamente acumulada en el sistema de almacenamiento (baterías)
  3. cuando las baterías están acabadas, los usuarios toman la energía de la red eléctrica nacional.
    Al contrario de lo que ocurre con la instalación stand alone, que puede funcionar como grupo de continuidad, las instalaciones grid connected, aunque tengan un sistema de almacenamiento, disponen de un sistema de seguridad que desactiva automáticamente el sistema en caso de ausencia de tensión de red.

 

Descubre Solarius PV el software para el diseño de instalaciones fotovoltaicas