Home » BIM y Obras » Revolución verde: el poder del BIM para edificios de bajo impacto ambiental

BIM para edificios de bajo impacto ambiental

Revolución verde: el poder del BIM para edificios de bajo impacto ambiental

El Building Information Model es un activo tecnológico crucial para la construcción sostenible. Su uso mejora el rendimiento energético de los edificios y reduce las emisiones de carbono. Explora la revolución verde del BIM

En los últimos años, con el cambio climático, el desarrollo de edificios con bajas emisiones de carbono ha cobrado un gran impulso y el Building Information Modeling (BIM) se percibe como el camino más prometedor.

El BIM, con sus avanzadas capacidades de gestión e integración de datos, representa sin duda un recurso valioso para favorecer la realización de edificios de bajo impacto ambiental (Low-Carbon Buildings, LCBs). Al proporcionar una base de datos considerable, el BIM permite medir y monitorear las emisiones de carbono durante todo el ciclo de vida de los edificios. Esto abre el camino a la adopción de tecnologías innovadoras de bajo impacto. Además, a través de una plataforma de gestión integrada con el BIM, es posible gestionar una variedad de tecnologías para formar una estrategia integrada de optimización de ahorro energético en la construcción.

El potencial del BIM hacia una estrategia integrada

La eficacia del BIM radica en su capacidad única de integrar diversas tecnologías de bajo impacto ambiental, formando así una estrategia integral para la conservación energética. Esta integración multifuncional incluye la simulación de ahorro energético, el análisis energético y la gestión colaborativa, todos elementos esenciales para reducir las emisiones de carbono en todo el ciclo de vida de un edificio.

Edificios BIM de Bajo Impacto Ambiental

Colaboración con tecnologías avanzadas

El ecosistema BIM se enriquece notablemente cuando se combina con tecnologías digitales de vanguardia. La combinación sinérgica del BIM con el cloud computing, la inteligencia artificial, el Internet of Things (IoT) y el blockchain potencia aún más la eficacia del BIM en la obtención de edificios de bajo impacto ambiental (LCBs).

Cloud Computing

La integración con el cloud computing amplifica la capacidad de almacenar y gestionar enormes cantidades de datos. Esto permite una colaboración fluida y acceso compartido a la información pertinente. Además, favorece una comunicación eficiente entre los diversos actores del proyecto y promueve una gestión integrada y dinámica de los datos.

Inteligencia Artificial (IA)

El uso de la inteligencia artificial optimiza la capacidad predictiva del BIM. A través del análisis de los datos recopilados, la IA puede anticipar tendencias energéticas, identificar posibles ineficiencias y sugerir soluciones optimizadas para el ahorro energético. De hecho, esto contribuye al diseño y construcción de LCBs más eficientes y ecológicos.

Internet of Things (IoT)

La conexión con el IoT permite la recopilación en tiempo real de datos provenientes de sensores y dispositivos presentes en el edificio. Esto proporciona información detallada sobre el rendimiento ambiental. Además, permite una gestión proactiva y optimizada de la eficiencia energética durante todo el ciclo de vida del edificio.

Blockchain

La implementación del blockchain en el contexto del BIM contribuye a la seguridad y la integridad de los datos. El blockchain puede utilizarse para garantizar la trazabilidad y la transparencia de la información relativa a los materiales de baja emisión de carbono. Esto favorece la selección consciente de recursos sostenibles.

Cómo el BIM puede contribuir a la realización de edificios de bajo impacto ambiental y de alto rendimiento energético

El Building Information Model es una representación digital de las características físicas y funcionales de un edificio o infraestructura. Además, es un proceso que implica la creación y gestión de modelos 3D y datos relevantes durante todo el ciclo de vida de un proyecto, desde el diseño y la construcción hasta el funcionamiento y el mantenimiento.

La capacidad del BIM para crear representaciones digitales precisas de edificios e infraestructuras puede contribuir significativamente a reducir las emisiones de carbono y promover un futuro sostenible. De hecho, este permite a diseñadores, ingenieros y partes interesadas tomar decisiones informadas que optimizan la eficiencia energética, minimizan los desperdicios y mejoran el rendimiento ambiental general durante todo el ciclo de vida de un edificio.

A continuación, indicamos algunas de sus capacidades:

1. Optimización del diseño

El BIM permite a arquitectos e ingenieros simular diferentes escenarios de diseño antes del inicio de la construcción. Esto ayuda a identificar proyectos eficientes en términos energéticos, elecciones óptimas de materiales y sistemas de construcción alternativos que reducen las emisiones de carbono. Analizando varias opciones en un entorno virtual, los profesionales pueden tomar decisiones informadas que minimizan el consumo de energía y el impacto ambiental general. Además, apoyados por adecuados software de modelado BIM pueden:

  • utilizar soluciones integradas para abordar múltiples aspectos del diseño (arquitectura, estructura, MEP, etc.) y diversos problemas del mundo de la construcción (AECO);
  • definir una idea de diseño compartida basada en modelos coordinados;
  • crear el entorno ideal para estimular la máxima colaboración entre equipos multidisciplinarios, dando vida a proyectos que destacan por su complejidad y coherencia.

2. Análisis del rendimiento energético

Los modelos BIM pueden estar conectados a software de simulación energética, permitiendo un análisis detallado del rendimiento energético de un edificio. Esto incluye la evaluación de factores como calefacción, refrigeración, iluminación y sistemas de ventilación. Al simular cómo estos sistemas interactúan con el diseño del edificio, las partes interesadas pueden identificar oportunidades para mejorar la eficiencia energética, reducir el consumo y disminuir las emisiones de carbono.

3. Evaluación del ciclo de vida

El BIM permite la integración de datos relativos a los materiales, componentes y sistemas de un edificio. Estos datos pueden utilizarse para realizar evaluaciones del ciclo de vida (LCA) que evalúan el impacto ambiental de un edificio desde la construcción hasta el funcionamiento y eventual demolición. Además, considerando todo el ciclo de vida, los diseñadores pueden tomar decisiones que minimizan la huella de carbono en toda la existencia del edificio.

4. Reducción de residuos

El BIM facilita una mejor coordinación y comunicación entre los equipos de proyecto, lo que conduce a una reducción de los residuos de construcción. Los modelos digitales precisos ayudan a simplificar los procesos de construcción, a minimizar los errores y a optimizar el uso de materiales. Esto reduce la cantidad de residuos generados durante la construcción, lo que a su vez reduce las emisiones de carbono asociadas con la eliminación de residuos y la producción.

5. Prefabricación y construcción modular

El BIM mejora la viabilidad de las técnicas de prefabricación y construcción modular. Estos métodos permiten la producción de componentes de construcción en entornos controlados antes de ser ensamblados en el lugar. Además, la prefabricación reduce los tiempos de construcción y los desperdicios, lo que resulta en ahorro energético y menores emisiones. Por lo tanto, los modelos BIM contribuyen a la precisión requerida para estos métodos (para obtener más información, lee el artículo «IFC openBIM para la construcción de edificios prefabricados«).

6. Mantenimiento y funcionamiento

Los modelos BIM contienen información sobre los componentes, sistemas y programas de mantenimiento de un edificio. Esta información puede utilizarse para optimizar el funcionamiento de los sistemas de construcción, reduciendo los desperdicios energéticos y garantizando un rendimiento eficiente. Un mantenimiento regular basado en datos BIM previene fallos en sistemas de alto consumo energético y prolonga la vida funcional del edificio. Por otro lado, gracias a software GMAO, como usBIM.maint (que integra el mantenimiento con el modelo BIM del proyecto gracias su vínculo con un Common Data Environment), es posible aumentar la productividad de los procesos de mantenimiento reduciendo tiempos y costes relacionados con la gestión de inmuebles y activos.

7. Integración de energías renovables

El BIM apoya la integración de sistemas de energía renovable, como paneles solares y turbinas eólicas, en el diseño de edificios. Al analizar factores como la exposición a la luz solar y la distribución del viento, con la ayuda de software para instalaciones fotovoltaicas, los diseñadores pueden determinar las posiciones más efectivas para estos sistemas. Esto permite maximizar la producción de energía y reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

8. Adaptación al cambio climático

El BIM puede ayudar en el diseño de edificios resilientes a los impactos del cambio climático. Al modelar varios escenarios climáticos, arquitectos e ingenieros pueden anticipar los desafíos e incorporar características que minimizan la demanda de energía, garantizan el confort de los ocupantes y resisten a eventos meteorológicos extremos.

BIM para edificios de bajo impacto ambiental - Milán - vida en la ciudad

Desafíos y direcciones futuras

La aplicación del BIM en los LCBs enfrenta desafíos como la interoperabilidad, el alto coste y la falta de estándares. De todos modos, la investigación activa y el creciente interés en este campo prometen mejoras e innovaciones futuras. El BIM se presenta como una herramienta fundamental para la realización de edificios de bajo impacto ambiental, ofreciendo soluciones prácticas para cada fase del ciclo de vida del edificio: el potencial del BIM para transformar la industria de la construcción y promover la sostenibilidad es realmente inmenso.

usbim
usbim