Home » BIM y Arquitectura » Buhardilla: tipos y características

Buhardilla

Buhardilla: tipos y características

Cómo hacer habitable y más utilizable un espacio, creando una buhardilla en el techo. Tipos y consejos que te guían en el proyecto

Realizar una buhardilla en el techo es la mejor manera de llevar luz natural y aire a los espacios del ático. Veamos qué tipos de buhardillas existen y qué aspectos debes considerar para aprovechar todas sus ventajas. esto te permitirá también añadir carácter y prestigio arquitectónico al edificio que estás diseñando.

Buhardilla techo | Render realizado con Edificius

Buhardilla techo | Render realizado con Edificius

¿Qué es la buhardilla?

La buhardilla es una solución arquitectónica diseñada para favorecer la iluminación y la ventilación de los espacios bajo el techo. Consiste en un espacio de pequeñas o medianas dimensiones con una ventana que permite una mejor iluminación y una ventilación efectiva. Las partes que lo componen y lo caracterizan son:

  • apertura hacia el exterior (ventana o puerta-ventana de tamaño y tipo variable) con vistas a la cubierta del edificio;
  • pequeño techo que cubre el espacio, compuesto por una o más pendientes con inclinación y forma variable;
  • envolventes verticales que conectan las pendientes de la buhardilla con la cubierta principal.
Buhardilla techo

Buhardilla techo

Este tipo de estructura ha sido siempre muy común, especialmente en las viviendas históricas del norte de Europa, pero en los últimos años también ha aparecido en las cubiertas de edificios de nueva construcción o en edificaciones existentes recientes, con el objetivo de aprovechar el espacio habitable de los áticos, añadiendo habitaciones a la vivienda existente.

Realizar una buhardilla permite ampliar el espacio y obtener una habitación adicional y habitable (en lugar de pequeños almacenes o espacios incluso no utilizables debido a una altura mínima insuficiente).

Diferencia entre buhardilla y claraboya

Las buhardillas y las claraboyas son ambos elementos arquitectónicos diseñados para introducir luz natural en los edificios, pero difieren en su forma, posición y propósito.

La buhardilla

La buhardilla es una estructura arquitectónica realizada generalmente en techos inclinados, compuesta normalmente por dos pequeñas pendientes que emergen del techo, con el propósito de conectar la pared vertical acristalada de la buhardilla con el techo del edificio.
La luminosidad de los espacios interiores obtenida es comparable a la generada por una ventana normal en la fachada.

Ático habitable | Sección

Ático habitable | Sección

El objetivo es tener más espacio interior utilizable gracias a la creación de verdaderas ventanas abiertas al exterior y de volúmenes adicionales que también permiten aumentar la altura interna útil y recuperar incluso espacios poco habitables y no adecuadamente altos. Los espacios del ático pueden ser destinados a dormitorios, estudios o incluso utilizados como unidades inmobiliarias independientes, cuando las condiciones y los requisitos higiénico-sanitarios lo permiten.

La claraboya

A diferencia de las buhardillas, las claraboyas son simples ventanas integradas en la pendiente del techo y colocadas según su inclinación. Además, estas son instalables también en cubiertas planas, no modifican la forma y las características del techo y no alteran la volumetría de los espacios interiores. Por otro lado, permiten la entrada de luz de manera cenital y no horizontal como ocurre con las buhardillas y las ventanas en la fachada.

Render claraboya realizado con Edificius

Render claraboya realizado con Edificius

La claraboya nace como solución para garantizar luz, ventilación y accesibilidad al techo, especialmente en espacios no destinados a uso habitable. Solo en la arquitectura contemporánea, con el desarrollo de tecnologías que permiten tener cerramientos con altas prestaciones térmicas, acústicas y de estanqueidad al agua, se está convirtiendo en un elemento utilizado también en la construcción residencial. Incluso junto a ventanas verticales, las ventanas para techos son apreciadas por la luminosidad difusa, las condiciones de confort y bienestar y el contacto directo que generan con el entorno circundante. De hecho, tienen la ventaja de iluminar de manera uniforme y en profundidad cada espacio. En comparación con una buhardilla o una ventana vertical, una ventana para techos permite que entre una cantidad de luz hasta tres o cuatro veces superior.

Beneficios de ambas soluciones

Jugar con buhardillas y claraboyas, de todos modos, permite crear espacios de gran carácter, ambientes muy luminosos y armoniosos, tanto en estructuras tradicionales como en diseño contemporáneo.

El uso de buhardillas, a diferencia de las claraboyas, puede ser muy útil en la fase de diseño para aumentar la altura media del espacio y lograr la habitabilidad del desván. Si estás interesado en este tema, te recomiendo que leas también «Reforma de un ático: ideas y ejemplo, modelo con software BIM«.

Buhardilla techo | Render realizado con Edificius

Buhardilla techo | Render realizado con Edificius

Tipos de buhardillas

Como hemos visto, las buhardillas son una solución ingeniosa para aumentar la luz natural dentro de los edificios. Ubicadas estratégicamente en los techos, permiten que la luz entre en los espacios interiores, reduciendo la dependencia de la luz artificial y contribuyendo al ahorro de energía. Es crucial evaluar cuidadosamente el ángulo, las dimensiones de las buhardillas y el tipo para maximizar la eficiencia luminosa y minimizar la entrada directa de calor en los meses más cálidos.

Las buhardillas se pueden clasificar según los materiales con los que se construye la estructura (en albañilería, madera, acero, hormigón armado, etc.) o según la forma de las pequeñas vertientes que las caracterizan. Según la forma que adoptan, podemos hablar de buhardillas de tipo:

  • a la capuchino, compuesta por una cubierta a tres o más vertientes inclinadas hacia un punto central;
  • triangular, tiene una forma triangular, sin paredes laterales, ofrece una solución fácil de realizar;
  • jacobina (doghouse dormer), compuesta por un pequeño techo a dos vertientes inclinadas que sobresalen del techo principal y paredes verticales de cierre;
  • rampante (shed dormer), caracterizada por una cubierta con una sola vertiente inclinada, generalmente con una pendiente menor que el techo principal. Se extiende a lo largo de la vertiente del techo, creando espacio interno adicional y proporcionando iluminación y ventilación;
  • ojo de buey, tiene una ventana circular o elíptica, muy decorativa, común en la arquitectura francesa y a menudo colocada estratégicamente para maximizar la luz y dar importancia a la fachada;
  • trapezoidal, tiene una planta rectangular y dos lados oblicuos para aprovechar al máximo el espacio del desván;
  • abovedada, caracterizada por una cubierta abovedada y una pared vertical que sigue su curvatura, esta buhardilla agrega un elemento arquitectónico distintivo y puede aumentar significativamente la altura interna del desván;
  • etc.
Buhardilla techo

Buhardilla techo

Herramienta software para el diseño de una buhardilla

Elegir un tipo de buhardilla en lugar de otro depende del estilo de la vivienda, de los reglamentos locales, pero también de las condiciones de luminosidad y del uso de los espacios interiores que se desean lograr.

Utilizando un software de modelado 3D, puedes representar el volumen del edificio del proyecto y agregar automáticamente todos los tipos de buhardilla mencionados anteriormente. El software tiene a disposición el objeto paramétrico «buhardilla» que facilita y automatiza el modelado 3D. Basta con elegir el tipo de buhardilla, ingresar las dimensiones (altura, anchura, pendiente de las vertientes, etc.) y el modelo estará completo.

De esta manera, se vuelve más fácil evaluar cuál tipología arquitectónica se adapta mejor a tu proyecto, tanto en forma como en funcionalidad interior. De hecho, generando ilimitadas secciones de manera automática desde el modelo 3D, puedes verificar las alturas internas. Esto permite asegurarte de que el espacio sea utilizable y que cumpla con la normativa local (altura mínima, relación de iluminación y ventilación, etc.). Por otro lado, la navegación del modelo en tiempo real o en realidad virtual y los renders, te ayudan a elegir el estilo, los materiales, los colores y las formas más adecuados para tus ideas y las solicitudes de tu cliente.

Para realizar el modelo 3D de tu edificio de proyecto, completo con buhardillas, mira este breve video tutorial.

edificius
edificius