Home » BIM y diseño de edificio » Construcción de piscinas en terrazas

piscinas en terrazas

Construcción de piscinas en terrazas

¿Cuándo y cómo es posible realizar la construcción de piscinas en terrazas? Aquí encontrarás consejos útiles, tipos constructivos y técnicas de distribución de cargas para construir piscinas en terrazas

Tener una piscina es el sueño de muchos clientes. Sin embargo, no siempre se dispone del espacio de proyecto adecuado.

¡Construir una piscina en la azotea de la casa puede ser la solución para disfrutar de un relajante baño al aire libre incluso en la ciudad! Veamos en qué casos es posible diseñar una piscina en la azotea sin dañar la estructura existente, qué software de cálculo estructural utilizar y cuáles son los costes y precauciones a considerar.

¿Cuándo es posible construir una piscina en la azotea?

Antes de diseñar una piscina en una azotea o terraza y considerar aspectos como sistemas constructivos, materiales y costes, es esencial evaluar la viabilidad de la instalación y la capacidad para soportar el peso necesario.

Piscina infinita

Piscina infinita

La viabilidad de una piscina en la azotea depende principalmente de las características estructurales del edificio existente. Siempre es recomendable evaluar la resistencia de los elementos estructurales utilizando un software de cálculo estructural. De esta manera, tendremos una idea precisa de la carga a agregar en la cubierta y de posibles refuerzos necesarios. Es crucial conocer el peso de la nueva estructura, el del agua, la antigüedad del edificio, el tipo de pavimento y la resistencia máxima. Solo después de realizar los cálculos estructurales, considerar las cargas y tensiones transmitidas al piso, se puede determinar el tamaño máximo de la piscina que puede ser sostenida, considerando las dimensiones y, sobre todo, la profundidad. Además, antes de emprender dicho proyecto, siempre es aconsejable consultar los reglamentos locales y las normativas nacionales para evaluar los permisos, restricciones y normativas vigentes.

Veamos cómo evaluar el impacto de una piscina en términos de tensiones en el piso existente.

Construcción de piscinas en terrazas: Evaluación sobre el aumento de las tensiones en el piso

El diseño de una piscina en la azotea comienza con una fase crítica: el cálculo estructural. El estudio detallado de la estructura del edificio que albergará la piscina es esencial ya que la instalación de una piscina conlleva un aumento significativo de la carga en la estructura existente. La elección del lugar de instalación no es solo una cuestión de preferencia del cliente, sino que requiere la consideración de varios factores. Elementos como la resistencia del suelo, las cimentaciones existentes y la orientación del edificio desempeñan un papel crucial.

El primer paso es comprender las cargas adicionales que una piscina transmite a la terraza. Desde el peso específico del agua, que es de 1000 kg/m³, es posible evaluar la incidencia de la carga por metro cuadrado transmitida por la piscina, de manera que sea comparable con las cargas accidentales de diseño utilizadas para el cálculo de los pisos.

Cada 10 cm de altura de agua, la carga en el piso aumenta en 100 kg/m². Por lo tanto, para una altura de agua de:

  • 20 cm la carga será de 200 kg/m²;
  • 50 cm la carga será de 500 kg/m²;
  • 100 cm la carga será de 1000 kg/m².

Una vez conocida la carga por metro cuadrado transmitida por la piscina, es posible hacer una primera evaluación, comparándola con las cargas accidentales de diseño de los pisos. Si la altura del agua supera los 20 cm, la carga accidental de diseño (generalmente estimada en alrededor de 200 kg/m²), podría superarse. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la carga accidental de diseño generalmente se presume que se distribuye en toda la superficie del piso, mientras que la carga de la piscina está localizada en un área específica del techo.

Algunos diseñadores, para aumentar la seguridad, podrían considerar una carga accidental de 400 kg/m² para las terrazas, ya que son lugares potencialmente concurridos. Sin embargo, esta práctica no es una regla universal. En ausencia de documentación específica, por precaución, se puede suponer que el piso de la terraza fue diseñado para soportar una carga accidental de 200 kg/m².

Otros aspectos a considerar

Además del peso del agua, es importante considerar el peso de la estructura misma de la piscina. Mientras que para las piscinas inflables este peso puede ser ignorado, para las piscinas con estructura fija, como las que tienen sistemas de hidromasaje, el peso estructural puede rondar los 100 kg/m², a sumar al peso del agua.

El aumento de tensiones en el piso también depende de la superficie de la piscina y su posición con respecto a las vigas y pilares de la estructura. La carga lineal transmitida por la piscina al piso también depende de la forma en planta de la piscina. En el caso de una piscina rectangular, la carga por unidad de longitud en la franja de piso objeto de cálculo será constante. En el caso de una piscina circular, la carga lineal será variable.

Piscina en la azotea

Piscina en la azotea

Ubicación de la piscina en la terraza

Además, la ubicación de la piscina en la terraza afecta al aumento de las tensiones. Colocar la piscina en diferentes puntos de la terraza conlleva diferentes niveles de tensiones en el piso. Por ejemplo, la posición de la piscina:

  • en el centro conlleva un aumento del momento flector en el centro de la luz del 34.2 %;
  • adyacente a la vigueta perimetral conlleva un aumento del momento flector en la luz del 45.0 %;
  • a caballo entre una viga o una pared portante maximiza el momento negativo en el apoyo. En este caso, el aumento del momento flector negativo es del 11.1 %;
  • centrada en un pilar o en la intersección de las paredes portantes, el efecto en términos de aumento de tensiones en el piso es similar al caso anterior. Sin embargo, en este caso, el aumento de la tensión en la viga se reduce al mínimo, ya que el peso de la piscina es absorbido por el pilar o la intersección de las paredes ortogonales.

Resistencia y deformación del piso existente

Una vez determinado el aumento de las tensiones en el piso debido a la presencia de la piscina, es tarea del ingeniero estructural verificar la resistencia y deformación del piso existente. Esto requiere información sobre las características del material del piso, como el concreto y el acero, las dimensiones de la sección y las características del refuerzo.

Esta información puede obtenerse a partir de investigaciones y pruebas en el piso existente o del análisis de los documentos del proyecto original, si están disponibles. Según la información disponible, se establecerá el nivel de conocimiento de la estructura existente.

En caso de que las verificaciones de resistencia no sean satisfactorias, será necesario diseñar intervenciones de refuerzo en el piso, por ejemplo, mediante revestimientos con láminas o PRF, para adaptar el piso a los niveles de seguridad requeridos.

Piscina en la azotea

piscinas en terrazas

Construcción de piscinas en terrazas: Distribución de cargas

La distribución de pesos para la construcción de una piscina en la azotea es indispensable para distribuir la nueva carga de manera uniforme en los elementos estructurales existentes. El método más utilizado implica el uso de rejillas construidas con vigas de acero galvanizado en caliente, de diversas medidas y espesores (variables según la carga a soportar), junto con paneles especiales de aluminio.

En la fase de diseño, es necesario realizar cálculos específicos para distribuir el peso de la piscina, considerando tanto el peso total de la estructura como su ubicación en la terraza o ático. Esta fase es crucial para garantizar la estabilidad del edificio. El objetivo es minimizar el peso de la piscina y distribuirlo estratégicamente.

Por lo general, las vigas se colocan en plano y se fijan lateralmente a postes o vigas sin dañar el piso, permitiendo la compensación y flexión de las viguetas según el peso que deben soportar. Las vigas suelen tener un espesor medio de 10-20 cm.

Un aspecto importante es el uso de paneles de aluminio compuestos por una estructura interna de panal, extremadamente rígida y ligera al mismo tiempo. Estos paneles pueden soportar cargas elevadas con un espesor mínimo, permitiendo mantener la altura máxima de la piscina sin superar el parapeto existente. Estos paneles tienen varias características técnicas, como ligereza, rigidez, resistencia a los agentes atmosféricos y capacidad para soportar cargas estáticas.

Optimización del peso

Además, en el proceso de construcción de la piscina, es importante un enfoque dirigido a la optimización del peso. Un ejemplo es la adaptación de las piscinas estándar para reducir el peso total, considerando el redondeo de las esquinas, el uso de materiales ligeros como el EPS sinterizado para escaleras, bancos y áreas de relajación, el uso de sistemas de filtración alternativos y el revestimiento con liner armado en lugar de mosaico. Estas elecciones reducen significativamente el peso de la piscina, permitiendo ahorrar carga estructural sin comprometer la calidad. Para realizar cálculos, evaluar cargas y la resistencia de los elementos estructurales y asegurarse de cumplir con las normativas técnicas vigentes, siempre es recomendable utilizar un software de cálculo estructural. Diseñar con seguridad siempre es la mejor opción y nos protege de posibles problemas, riesgos y responsabilidades.

Tipos de piscinas en terrazas

Una vez evaluada la viabilidad del proyecto, podemos pasar a la elección del tipo de piscina a instalar.

La elección depende de varias variables relacionadas con la estructura, acabados exteriores y accesorios. Va desde piscinas revestidas de madera de pino impregnada hasta aquellas con bordes mol

La elección depende de varias variables relacionadas con la estructura, acabados exteriores y accesorios. Se va desde aquellas revestidas en madera de pino impregnado hasta aquellas con borde moldeado y estriado o desbordantes, etc. Luego están las piscinas con borde antideslizante y escalera, además de piscinas de plástico o fibra de vidrio de fácil montaje y mantenimiento. Para los amantes de la natación, existen piscinas contracorriente con un motor que genera olas, ajustable en intensidad según las necesidades y el tipo de entrenamiento a seguir. Además, se pueden elegir dispositivos para controlar la temperatura, hidromasaje estilo spa y mucho más.

Piscina en la azotea

piscinas en terrazas

Tipos de piscinas según materiales

A determinar el tipo de piscina están las dimensiones del espacio disponible, el presupuesto y las condiciones climáticas de la zona de proyecto. La calidad de los materiales también determina la durabilidad de la piscina.

Aquellas de fibra de vidrio, por ejemplo, se pueden instalar rápidamente y a bajo coste. Sin embargo, al ser una estructura prefabricada en monobloque o en dos bloques, ofrece menos libertad de diseño. Además, la capa superficial tiende a degradarse más rápidamente que otros materiales.

Las estructuras de acero son fáciles de instalar y se distinguen por su ligereza y elasticidad. Ofrecen mayor libertad en cuanto a forma y tamaño, pero no en la elección del revestimiento: en este caso, la única opción es el liner de PVC.

En general, entre los materiales más utilizados para la construcción de piscinas panorámicas se encuentran el poliéster, el acero inoxidable y el hormigón proyectado. Cada opción tiene sus propias características: el poliéster reforzado con fibra de vidrio es rápido de instalar, pero requiere más mantenimiento; el acero inoxidable ofrece mayor resistencia y libertad de diseño sin excesivo mantenimiento; mientras que el hormigón proyectado permite una construcción adherente y resistente en cualquier superficie y forma.

En los techos es importante considerar una estructura con doble vidrio, un contenedor superior para el agua y una capa inferior para prevenir pérdidas. Los revestimientos pueden ser de gres porcelánico, gresite o liner, asegurando una estanqueidad confiable.

Sistemas innovadores: la piscina retráctil

Si se desea una piscina, pero al mismo tiempo se necesita conservar el espacio en la terraza, se puede optar por una solución innovadora y práctica: la plataforma retráctil.
Es un sistema automático que utiliza un mecanismo que le permite cubrir y descubrir la piscina automáticamente (mediante control remoto) o, en versiones más económicas, manualmente. Cuando la plataforma cubre la piscina, es posible utilizar el espacio libremente y aprovecharlo al máximo. Incluso cerrado, el compartimento de la piscina cuenta con un sistema que permite la circulación de aire, evitando así la humedad y el deterioro de los materiales. Aquí están las ventajas:

  • uso del espacio – cuando la piscina está cubierta, el área se puede destinar a otras funciones y amueblarse, por ejemplo, con mesas y sillas;
  • seguridad – los niños y las mascotas no corren el riesgo de caer al agua sin supervisión;
  • previene la suciedad – cuando la piscina está cubierta, el agua no se ensucia con hojas y polvo;
  • estética – a diferencia de las cubiertas tradicionales para piscinas, la plataforma retráctil no altera la armonía de la terraza. De hecho, se puede elegir en diferentes tonos de madera o incluso césped artificial.

Para más ideas de diseño, también lee «Cómo diseñar una piscina, la guía completa«.

Construcción de piscinas en terrazas: costes

En términos de precios, el coste de una piscina en la azotea puede variar considerablemente, comenzando desde aproximadamente €10,000-15,000 para un tamaño base de 3×3 m con una profundidad de 80 cm. Las diferencias de precio con respecto a una piscina tradicional están principalmente relacionadas con los refuerzos estructurales necesarios y las condiciones específicas del lugar de instalación, además de los materiales y extras como dispositivos de purificación o iluminación. Además de los costes de instalación, es necesario considerar los gastos de mantenimiento. Los costes fijos incluyen:

1. Agua

La piscina debe vaciarse y volver a llenarse aproximadamente una vez al año. También se debe tener en cuenta que el nivel de agua baja aproximadamente medio centímetro por día debido a la evaporación. Por lo tanto, se necesita un rellenado periódico. El agua también se utiliza para lavar los filtros de limo, insectos, cabello y residuos. Considerando una tarifa promedio de 2 euros por metro cúbico, para una piscina de pequeñas dimensiones, el coste ronda los 50/70 euros por temporada;

2. Consumo de energía

Una piscina en la azotea también tiene costes que afectan la factura de electricidad. El principal es la bomba de circulación, y los gastos adicionales pueden estar relacionados con la iluminación nocturna. El coste es de aproximadamente 50/70 euros por temporada (junio/septiembre). Los costes aumentan si la piscina tiene calefacción, hidromasaje o natación contracorriente;

3. Productos para la esterilización del agua

Una operación indispensable para mantener la piscina saludable y evitar la proliferación de bacterias y algas es el uso de productos especiales. En la mayoría de los casos, la esterilización se realiza mediante el uso de cloro, aunque en los últimos años han surgido otros tipos de productos como la sal y el magnesio. Para este ítem, generalmente se gastan alrededor de 40/50 euros por temporada;

4. Vaciado y limpieza, pruebas en instalaciones y centralita

Si se contrata a una empresa especializada para estas operaciones, se gastan aproximadamente 200/250 euros al año.

Siempre es recomendable que el cliente tenga una idea clara de los costes de gestión y mantenimiento de una piscina antes de iniciar el proceso de diseño. De todos modos, también es necesario saber que después de la construcción de una piscina en la azotea, una propiedad puede experimentar un incremento de su valor de mercado entre el 20 y el 30%.

edilus
edilus