Home » BIM y diseño de edificio » Cubierta a dos aguas: qué es, ventajas, inclinación y materiales

cubierta a dos aguas

Cubierta a dos aguas: qué es, ventajas, inclinación y materiales

La cubierta a dos aguas representa una forma de tejado que va más allá de la mera protección contra los elementos atmosféricos. Examinemos sus características distintivas, analizando su evolución a lo largo del tiempo y cómo crearlo con un software BIM.


La cubierta a dos aguas va más allá de su función estructural; representa la evolución de una idea simple y primordial relacionada con el concepto de «casa».

En este artículo exploraremos todo lo que hay que saber sobre la cubierta a dos aguas, desde la definición de este elemento arquitectónico hasta las ventajas que lo distinguen.

Finalmente, podrás ver un video que te muestra cómo crear de manera sencilla y detallada una cubierta con un software de diseño arquitectónico.

cubierta a dos aguas de un edificio moderno

Cubierta a dos aguas de un edificio moderno

Tipos de cubierta: configuraciones geométricas

Las cubiertas de techo presentan diversas configuraciones geométricas, cada una con características únicas. Examinemos detenidamente algunas de estas tipologías:

Cubierta a una sola pendiente o a canalón

Estos techos, dentro de las soluciones a pendiente, se caracterizan por el flujo de agua a lo largo de una sola superficie. Esta configuración, con una sola pendiente apoyada en paredes de alturas diferenciadas, representa la matriz base de todos los techos inclinados. Esta sección ilustra la forma simple y la suma compleja de canalones, sentando las bases para la comprensión de las tipologías más intrincadas.

Cubierta a dos aguas o a dos vertientes

La cubierta a dos aguas representa el arquetipo por excelencia del cierre arquitectónico. Dos vertientes convergen en la parte superior a lo largo de la línea de la cumbrera, definiendo una porción triangular de muro llamada frontón. Esta sección proporciona una visión detallada de las geometrías involucradas, originando el techo a dos aguas a partir de la suma de dos canalones regulares opuestos. Se analizan los objetivos de simplificación constructiva y la subdivisión de las vertientes para una eficaz evacuación de aguas.

Cubierta a dos aguas con pendiente diferente

La cubierta a dos aguas con pendiente diferente ofrece una perspectiva única. Las vertientes convergen en la parte superior a lo largo de la cumbrera, creando una imagen icónica de cierre arquitectónico. Esta sección profundiza en la geometría de esta tipología de techo, destacando cómo la pendiente diferente contribuye a la estética y eficiencia en el drenaje de aguas.

Cubierta a cuatro aguas regular

La cubierta a cuatro aguas regular es una opción en la que la evacuación de aguas se realiza en todos los lados del rectángulo base. La sección destaca la presencia de una línea de cornisa a lo largo de todo el perímetro, y las vertientes a la vista que concluyen cada fachada del edificio. También se explora la proyección en planta de la línea de cumbrera inclinada y su relación con la longitud de la cornisa.

Cubierta a cuatro aguas irregular

Incluso la cubierta a cuatro aguas irregular permite el drenaje de aguas en todos los lados del polígono base. Esta sección se centra en las intersecciones entre las vertientes, dando lugar a canales o contracanales. Se destacan las diferencias entre techos regulares e irregulares, prestando especial atención a la geometría planimétrica y las configuraciones volumétricas.

Cubierta plana o cubierta de terraza

La cubierta plana o cubierta de terraza son una opción común en los países mediterráneos, caracterizados por una baja pluviosidad y escasa presencia de nieve. Sin embargo, la construcción de un techo plano de calidad requiere atención específica a detalladas obras que permitan el correcto drenaje del agua hacia puntos preestablecidos, garantizando impermeabilización y aislamiento. Una implementación precisa de tales obras puede reducir significativamente los costes asociados con estos techos en comparación con los inclinados.

Finalmente, te recomiendo leer el artículo en profundidad «Cómo diseñar una cubierta» para obtener más información sobre los diferentes sistemas de cubierta.

Como-diseñar-una-cubierta-Nomenclatura

Nomenclatura de los componentes de una cubierta

Evolución histórica de la cubierta a dos aguas

La evolución histórica de la cubierta a dos aguas ha trazado un camino fascinante, llevando a ventajas significativas tanto desde el punto de vista formal como tecnológico. Veamos juntos los avances desde la simple forma de cobertura de «capanna» hasta los techos modernos, destacando las transformaciones significativas y las razones detrás de tales cambios.

Las primeras cubiertas, básicamente chozas, inicialmente se construían con elementos vegetales y posteriormente evolucionaron con la introducción de artefactos de arcilla. Inicialmente apoyados en el suelo, estos techos servían principalmente como refugio contra las inclemencias del tiempo. Sin embargo, la evolución tecnológica y las cambiantes necesidades sociales transformaron estas chozas en techos sostenidos por paredes, abriendo el camino a nuevas posibilidades arquitectónicas.

La cubierta a dos aguas moderna se caracteriza por una notable flexibilidad y posibilidad de personalización. Chimeneas, lucernarios, ventanas en el techo, respiraderos y trampillas de inspección pueden integrarse sin comprometer la resistencia y función del techo. La elección de materiales, que va desde los ladrillos tradicionales, tejas, hasta paneles, láminas u otros acabados, ofrece una amplia gama de opciones estéticas y funcionales.

Una sección clave en el diseño de la cubierta a dos aguas se refiere a la ventilación. La forma inclinada y lineal de las vertientes facilita el rápido drenaje del agua de lluvia y favorece la ventilación, aprovechando el efecto chimenea del aire intersticial. Esto no solo contribuye al buen funcionamiento del techo, sino que también es crucial para su mantenimiento a lo largo del tiempo.

Contrariamente a la idea obsoleta, la cubierta a dos aguas está lejos de ser anticuada. Las arquitecturas contemporáneas, especialmente en los países del norte de europa, adoptan el uso de techos a dos aguas revisados en términos de materiales y dimensiones. Estos techos no solo respetan la forma funcional original, sino que reinterpretan su significado alegórico, encontrando espacio no solo en edificios residenciales sino también en museos, industrias y edificios icónicos.

Características de una cubierta a dos aguas

La cubierta a dos aguas se distingue por su clásica forma de dos vertientes, con una pendiente uniforme que varía del 15% al 50%. Esta estructura está anclada a la albañilería del edificio, asumiendo la forma tradicional de «casa».

Las vertientes, por lo general, descansan en el lado más largo del edificio, delineando las fachadas y contribuyendo a la volumetría del desván. Esta sección ofrece una descripción detallada de las características principales de este tipo de techo, enfatizando su forma tradicional y la pendiente uniforme.

Otro aspecto fundamental en las características de la composición de un techo a dos aguas es la estratigrafía. Esta es la combinación de diferentes elementos, cada uno diseñado con un propósito específico. Antes de examinar detalladamente estos componentes, es esencial comprender las técnicas de cálculo utilizadas en esta fase de diseño.

Técnicas de cálculo para la precisión de la cubierta

Para determinar con precisión el grosor de la cubierta , se recurre a diversas técnicas de cálculo basadas en el análisis térmico e higrométrico del edificio. Estas metodologías consideran factores como la conductividad térmica de los materiales aislantes, las condiciones climáticas locales y las necesidades energéticas del edificio.

La aplicación de estas técnicas permite evaluar cuidadosamente la cantidad de aislamiento térmico necesario para garantizar un confort interior adecuado. Esto es particularmente crucial en regiones con climas extremos, donde un techo bien aislado contribuye a mantener temperaturas internas cómodas y a reducir el consumo de energía.

Losa plana - Estratigrafía

Losa plana – Estratigrafía

Componentes típicos de la estratigrafía de la cubierta

Ahora examinamos los componentes clave de la estratigrafía de una cubierta a dos aguas:

  1. capa de cubierta: esta capa externa visible, compuesta por materiales como tejas, láminas metálicas o cubiertas bituminosas, tiene la función principal de proteger el edificio de las inclemencias del tiempo;
  2. capa aislante: responsable del aislamiento térmico, esta capa ayuda a mantener una temperatura confortable dentro del edificio. La elección del material aislante y su grosor es crucial para la regulación térmica;
  3. capa de soporte: proporciona un soporte estructural al techo, generalmente compuesta por vigas o paneles de madera, hormigón armado o acero, según las necesidades estructurales del edificio;
  4. capa de membrana o impermeabilización: previene las filtraciones de agua y protege las capas subyacentes. Se realiza con membranas bituminosas, membranas sintéticas u otros materiales similares;
  5. capa de ventilación: favorece la circulación de aire correcta debajo del techo, previniendo la formación de condensación y putrefacción. Un flujo de aire efectivo contribuye a mantener la salud del techo;
  6. capa de acabado: el nivel más interno, a menudo compuesto por paneles de revestimiento o cartón yeso, tiene una función estética y contribuye a la apariencia interna del techo.

La combinación sinérgica de estas capas, cuidadosamente diseñadas y calculadas, crea una cubierta a dos aguas que no solo ofrece protección contra las inclemencias del tiempo, sino que también contribuye al confort térmico y a la eficiencia energética del edificio.

Video de modelado de cubierta

En este video puedes ver cómo diseñar una cubierta con un software de diseño arquitectónico 3D.

edificius
edificius