Home » BIM y Eficiencia energética » Energía fotovoltaica integrada: qué es, cuánto cuesta y por qué elegirla

Energía fotovoltaica integrada: qué es, cuánto cuesta y por qué elegirla

La energía solar fotovoltaica integrada es una estructura de paneles que reemplaza a los elementos de cubierta del techo. Descubre las soluciones y ventajas

Ya sea en un edificio residencial o en un complejo de oficinas, la energía solar es una de las soluciones más comunes para la autoproducción de energía renovable. Gracias al desarrollo tecnológico, además de la producción de energía, la energía solar se convierte en un verdadero elemento de diseño.

Los paneles fotovoltaicos integrados son un ejemplo de cómo es posible integrar los sistemas con la arquitectura. Son sistemas que se incorporan en el diseño del edificio desde el principio o que, posteriormente, se integran arquitectónicamente. Por lo tanto, no se trata del típico sistema colocado en el techo, sino de una estructura que se convierte en el material de revestimiento.

Para llevar a cabo de la mejor manera un sistema de energía fotovoltaica integrada, se requiere un enfoque que permita evaluar todos los aspectos (y restricciones) arquitectónicos, estructurales, energéticos y funcionales del proyecto. Por esta razón, podría serte útil un software de diseño solar con modelado 3D que te permita diseñar el sistema directamente en el proyecto arquitectónico y evaluar diferentes soluciones de diseño.

¿Qué se entiende por energía fotovoltaica integrada?

La energía solar integrada representa una combinación perfecta entre diseño e investigación de funcionalidad. Se refiere a aquellos sistemas que se diseñan y desarrollan simultáneamente con la construcción del propio edificio.

Se incluyen desde las etapas iniciales del proyecto, de modo que la estructura no solo esté diseñada para albergar los paneles solares en términos de espacio físico, sino también como parte integral del sistema energético del edificio.

La característica distintiva de la energía solar integrada no radica únicamente en el momento en que se concibe, sino sobre todo en el hecho de que los paneles reemplazan directamente una parte estructural del propio edificio.

Este tipo de energía solar no se limita solo a los techos, sino que también puede involucrar fachadas, vidrios y otros elementos arquitectónicos que pueden convertirse en paneles solares, contribuyendo así a la generación de energía solar de manera integrada y eficiente.

Por lo tanto, a diferencia de las alternativas más comunes, no se trata solo de colocar el sistema de energía solar en el techo, sino que los paneles se convierten en el material de revestimiento.

¿Por qué elegir un sistema de energía fotovoltaica integrada?

Existen varias razones por las cuales podría ser necesario considerar la instalación de un sistema de energía solar integrado. Estas razones se pueden atribuir principalmente a dos factores: estética y necesidad.

Desde el punto de vista estético, un sistema de energía solar integrado ofrece un aspecto visualmente más agradable ya que los paneles solares no sobresalen del revestimiento de la estructura. Es una solución adecuada para edificios con un estilo arquitectónico específico, como casas antiguas, granjas u otros edificios con características arquitectónicas particulares.

La otra razón por la cual podría ser necesario instalar un sistema de energía solar integrado está relacionada con restricciones paisajísticas o culturales. Estas restricciones pueden afectar tanto al edificio en sí como al área circundante.

En algunos casos, los propietarios de propiedades sujetas a estas restricciones están obligados a cumplir con las directrices de las autoridades locales para preservar el aspecto estético de la zona. Por lo tanto, la instalación de un sistema de energía solar integrado se convierte en la única opción para cumplir con estas normativas y, al mismo tiempo, beneficiarse de la energía solar.

Energía fotovoltaica integrada: tipos

Los diversos tipos de sistemas de energía fotovoltaica integrada dependen del nivel de integración con la superficie del edificio en el que se instalarán.

Por lo tanto, existen 3 tipos:

  • sistema de energía fotovoltaica integrada en el techo;
  • sistema parcialmente integrado;
  • sistema no integrado (en este caso, el sistema está anclado a las superficies del edificio mediante el uso de soportes y herramientas de fijación especiales).

Sistema de energía fotovoltaica integrada

Como se mencionó anteriormente, en este caso los paneles reemplazan completamente los elementos de cubierta del techo. Además, el sistema cumple una doble función: no solo la de producir energía eléctrica, sino también la de proteger el edificio de las inclemencias del tiempo.

Esta solución también se adapta para ser utilizada en estructuras existentes. En este caso, la energía solar reemplazará tejas o secciones de techo, eliminando así la antigua estructura.

Sistema parcialmente integrado

El sistema parcialmente integrado constituye un compromiso entre un sistema integrado y uno no integrado. En este caso, los paneles solares, aunque están anclados al techo, sobresalen ligeramente del revestimiento externo del edificio. No forman parte integral de la estructura del edificio, sino que se consideran una estructura independiente.

La instalación de paneles para este tipo de sistema no modifica la estructura sobre la cual se instalan. Cumplen únicamente la función de producción de energía eléctrica. Este enfoque se adopta a menudo en techos inclinados, donde es posible aprovechar la inclinación natural del techo sin necesidad de instalar soportes visibles o de gran altura.

Sistema no integrado

El sistema no integrado está anclado a las superficies del edificio mediante caballetes y contrapesos. Dado que están anclados a estructuras existentes como techos o fachadas de edificios, los paneles serán visibles. En este caso, los paneles solares cumplen exclusivamente la función de producir energía eléctrica.

Sistema de energía fotovoltaica integrada

Sistema de energía fotovoltaica integrada

Energía fotovoltaica integrada: ventajas y desventajas

La instalación de paneles solares en lugar de tejas ofrece una serie de ventajas:

  • impacto estético mínimo: solución ideal cuando el edificio está sujeto a estrictas restricciones paisajísticas que prohíben la instalación de paneles visibles y estructuras de soporte a la vista;
  • posibilidad de integración: los paneles solares pueden instalarse tanto en una cubierta existente, reemplazando las tejas existentes, como en una nueva estructura en construcción;
  • alta eficiencia energética: si el sistema está dimensionado correctamente y los paneles están orientados adecuadamente sin obstáculos que generen sombras, es posible lograr una alta eficiencia energética.

Por otro lado, un sistema de energía solar integrado resulta ser muy costoso.

¿Cuánto cuesta un sistema de energía fotovoltaica integrada?

Analizar el coste total de un sistema de energía solar integrado requiere examinar varios factores como los gastos de compra de los módulos, de los demás componentes y los costes de mano de obra. También influyen en el gasto el tamaño, la potencia y la eficiencia energética del panel elegido.

solarius-pv
solarius-pv