Home » BIM y Eficiencia energética » Energía Renovable: Definición y Tipos

Energía Renovable

Energía Renovable: Definición y Tipos

Las energías renovables son aquellas que se originan a partir de recursos naturales y se generan de manera continua siguiendo ciclos naturales. Descubre cuáles son.

Las fuentes de energía renovable se refieren a todas las formas de energía que provienen del mundo natural y tienen la capacidad de regenerarse al final de su ciclo. La producción de energía a partir de fuentes renovables depende en gran medida de las condiciones meteorológicas y climáticas. El sol, el viento y el agua no proporcionan una fuente constante de energía, lo que hace que la gestión de la producción sea una tarea compleja. Por lo tanto, puede ser útil utilizar un software de diseño de sistemas de energía renovable con el que puedas realizar cálculos dinámicos basados en datos climáticos confiables y procesar de manera rápida y sencilla la simulación económica de cualquier sistema.

¿Qué son las fuentes de energía renovable?

Las fuentes de energía renovable son aquellas que aprovechan los recursos naturales de manera sostenible, no contaminan el medio ambiente y no se agotan durante su uso, ya que se pueden regenerar a través de ciclos naturales. Las energías renovables han cobrado importancia como una opción clara para el futuro del suministro de energía. Ofrecen la oportunidad de obtener energía limpia y económica con un impacto positivo significativo en la sostenibilidad y la eficiencia energética. La adopción de modelos de construcción sostenible, como las viviendas pasivas, permite combinar la sostenibilidad energética con la construcción de edificios altamente eficientes desde el punto de vista energético.

Tipos de Energía Renovable

Las principales fuentes de energía renovable son:

  • Energía solar;
  • Energía eólica;
  • Energía geotérmica;
  • Energía de biomasa;
  • Energía hidroeléctrica;
  • Energía marina.

Energía Solar

Una de las fuentes de energía renovable más conocidas y eficientes es la energía solar. Esta fuente de energía se utiliza ampliamente a través de la instalación de sistemas solares o fotovoltaicos. Estos sistemas cuentan con paneles que capturan la energía radiante del sol y la convierten en energía eléctrica. Esta energía se puede utilizar para calentar espacios, calentar agua, iluminación y alimentar sistemas de enfriamiento industrial. Los sistemas fotovoltaicos son conocidos por su versatilidad y facilidad de instalación. Pueden colocarse en techos de edificios residenciales o comerciales, lo que permite una amplia gama de aplicaciones.

Además de los paneles solares convencionales, la energía solar se puede aprovechar a través de sistemas de concentración que utilizan espejos para dirigir el calor del sol hacia calderas, lo que permite el funcionamiento de plantas termoeléctricas. Otra estrategia es el enfoque solar pasivo, que se basa en el diseño y la construcción de edificios con características específicas para maximizar la absorción de la radiación solar.

Energía Eólica

La energía eólica es una forma de energía ampliamente conocida y utilizada que aprovecha la energía cinética del viento y las corrientes de aire a través de la instalación de turbinas eólicas. Estas turbinas, una vez puestas en movimiento por el viento, generan energía mecánica, que luego se convierte en energía eléctrica. La evolución de esta tecnología es notable, desde los pintorescos molinos de viento del pasado hasta las modernas turbinas eólicas, que son mucho más eficientes y aerodinámicas. Hoy en día, estas instalaciones pueden integrarse en la red eléctrica pública, lo que permite la producción de energía a gran escala.

Los sistemas de energía eólica se pueden utilizar tanto a nivel público como privado. Sin embargo, para garantizar su eficiencia, es esencial instalar las turbinas en áreas amplias y abiertas, donde los vientos son constantes y fuertes. Estas áreas ideales pueden incluir zonas costeras cerca del mar u océanos, así como regiones montañosas. Es importante tener en cuenta que, en ausencia de viento, las instalaciones eólicas no pueden generar energía, lo que ha llevado a considerar soluciones híbridas, como la integración con sistemas fotovoltaicos para garantizar una producción continua de energía.

Energía Geotérmica

La producción de energía eléctrica, a partir de fuentes renovables, incluye la energía geotérmica. Un método que aprovecha el calor interno de la Tierra a través del principio de la geotermia. Este proceso se basa en el gradiente geotérmico del planeta, es decir, la variación de temperatura con la profundidad, causada principalmente por la energía generada por la descomposición de los elementos radiactivos presentes debajo de la superficie terrestre (potasio, torio y uranio).

Las plantas geotérmicas y los sistemas geotérmicos capturan el calor atrapado en los acuíferos o las rocas calientes debajo de la superficie terrestre. Este calor se utiliza para accionar turbinas especiales que generan energía mecánica. Luego, un alternador convierte esta energía mecánica en energía eléctrica, que se puede distribuir y utilizar a gran escala. Los sistemas geotérmicos de baja entalpía se centran en recursos geotérmicos menos profundos, como acuíferos de agua caliente. Esta forma de energía geotérmica es especialmente adecuada para calefacción de edificios residenciales y comerciales y puede respaldar varios procesos industriales. La fuente geotérmica representa una contribución importante a la diversificación del suministro de energía sostenible y a la reducción de las emisiones de carbono.

Energía de Biomasa

La energía obtenida a partir de la biomasa es el resultado de la combustión de sustancias orgánicas como árboles, plantas, animales, residuos agrícolas o industriales y desechos urbanos. Un ejemplo de esta categoría es la leña, que, aunque se agota, se considera una fuente renovable debido a la capacidad de replantar árboles. Sin embargo, debido a una regulación ecológica rigurosa, el uso de biomasa para la producción de energía se limita principalmente a subproductos agrícolas en lugar de cultivos exclusivos. A pesar de esto, la biomasa sigue siendo un recurso valioso en la transición hacia fuentes de energía más sostenibles y contribuye a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Energía Hidroeléctrica

La energía hidroeléctrica es una de las formas más antiguas de producción de energía renovable y aprovecha la energía cinética generada por el flujo de agua, convirtiéndola en energía eléctrica. Este proceso implica centrales hidroeléctricas con sistemas de almacenamiento, como presas.

Energía Marina

La energía marina aprovecha el movimiento de las corrientes, las mareas y las olas marinas para generar energía eléctrica. El funcionamiento de esta fuente de energía es similar al de la energía eólica, ya que implica turbinas que son impulsadas por el movimiento de las masas de agua, generando energía mecánica que luego se convierte en energía eléctrica. Además, los océanos tienen la capacidad de producir energía térmica debido a la radiación solar, que calienta las aguas.

Ventajas y Desventajas de las Energías Renovables

El uso de fuentes de energía renovable conlleva numerosas ventajas que destacan claramente por qué estas formas de energía están ganando cada vez más relevancia.

Entre las principales ventajas se encuentran:

  • Ausencia de emisiones contaminantes: a diferencia de los combustibles fósiles, las fuentes renovables no generan emisiones contaminantes ni gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático;
  • Fuentes inagotables y disponibilidad constante: las fuentes renovables están constantemente disponibles en el futuro, garantizando un suministro de energía continuo;
  • Ausencia de problemas de residuos: a diferencia de las fuentes de energía no renovable, que generan residuos radioactivos o tóxicos, las fuentes renovables no tienen el problema de la eliminación de desechos peligrosos;
  • Ventajas económicas: las inversiones en estas tecnologías pueden generar ahorros significativos en costes energéticos a largo plazo;
  • Eficiencia energética: las diversas fuentes renovables pueden combinarse e integrarse de manera sinérgica para mejorar la eficiencia energética en general.

Sin embargo, es importante reconocer que también hay algunas desventajas en el uso de fuentes renovables, que incluyen:

  • Requisitos de espacio: algunos tipos de instalaciones, como las de energía solar a gran escala, requieren una extensa área de tierra;
  • Costes iniciales y mantenimiento: las instalaciones de energía renovable requieren inversiones iniciales significativas para la instalación y el mantenimiento;
  • Impacto ambiental: algunos proyectos de energía renovable, como las presas hidroeléctricas, pueden alterar el hábitat natural y afectar a la fauna local;
  • Entrenamiento laboral: la transición a fuentes renovables requiere la requalificación de las habilidades de los trabajadores del sector energético.

Energías Renovables y No Renovables: Diferencias

A diferencia de las energías renovables, las fuentes de energía no renovable se agotan con el tiempo, lo que significa que su uso conlleva una reducción progresiva de los recursos naturales disponibles. Por ejemplo, el uso de petróleo, gas natural y carbón para fines como la calefacción o la generación de energía eléctrica implica la extracción de materias primas y conduce a la disminución gradual de las reservas disponibles.

Un aspecto fundamental a considerar es el impacto ambiental. Mientras que las fuentes renovables generan pocas emisiones de gases de efecto invernadero y tienen un impacto limitado en los ecosistemas naturales, las fuentes no renovables, en particular las de origen fósil, producen grandes cantidades de emisiones de gases de efecto invernadero y causan una contaminación significativa del aire, el suelo y el agua. La extracción, producción y transporte de estos recursos contribuyen a la alteración del entorno.

Las principales fuentes de energía no renovable incluyen:

  • Petróleo;
  • Gas natural;
  • Carbón.
solarius-pv
solarius-pv