Home » BIM y Eficiencia energética » Instalación Fotovoltaica con Dos Inversores

Instalación Fotovoltaica con Dos Inversores

¿Por qué elegir dos inversores para una instalación fotovoltaica? ¿Cuáles son los beneficios para el usuario final? Descúbrelo y mucho más en el artículo

Con el avance de la tecnología, las instalaciones fotovoltaicas se vuelven cada vez más accesibles y eficientes, ofreciendo una solución ecológica y económica para la producción de energía eléctrica.

En este artículo veremos por qué utilizar dos inversores en una instalación fotovoltaica, cómo elegir el número de inversores y cuáles son las ventajas y desventajas de utilizar dos inversores.

Además, hay disponible un video que muestra cómo configurar un inversor con un software para el diseño de una instalación fotovoltaica.

Inversor solar instalado en el exterior

Inversor solar instalado en el exterior

Elección del número de inversores

Cuando se entra en el mundo de la energía solar y se planifica la realización de una instalación fotovoltaica, se enfrenta a una serie de decisiones cruciales. Una de estas decisiones concierne al número de inversores a utilizar. Mientras que algunos podrían optar por la simplicidad de un solo inversor de alta potencia, otros eligen instalar dos o más inversores de potencia inferior. Pero, ¿por qué deberías considerar esta opción?

Uno de los principales beneficios es la redundancia y la continuidad del servicio. Imagina esta situación: la instalación fotovoltaica es el núcleo del suministro energético del edificio, pero de repente el inversor se estropea. Con un solo inversor, tu cliente quedaría bloqueado hasta que se repare o se reemplace. Pero con dos inversores, si uno falla, el otro puede seguir funcionando, garantizando que no haya interrupciones en el suministro de energía.

Además, la redundancia ofrece una especie de «red de seguridad» que puede tranquilizar a muchos propietarios de instalaciones fotovoltaicas. Si también consideramos los aspectos prácticos del mantenimiento, tener dos o más inversores simplifica considerablemente las operaciones. El mantenimiento en un solo inversor es más fácil y menos costoso que en todo un sistema.

Pero volviendo a los aspectos técnicos, hay otro punto a considerar: la optimización del rendimiento. Con dos o más inversores, tienes la posibilidad de adaptar la potencia del sistema según las condiciones de luz solar y las características de los paneles fotovoltaicos. Esto significa que puedes maximizar la energía producida, optimizando el rendimiento general de la instalación.

También la flexibilidad de diseño es una ventaja a tener en cuenta. La posibilidad de distribuir la potencia entre varios inversores permite una mayor adaptabilidad a las necesidades específicas del lugar de instalación. La energía puede ser dividida según las necesidades del edificio o la disposición de los paneles, mejorando así la eficiencia general del sistema.

Coordinación y sincronización de los inversores

Imagina tener varias unidades inversoras dentro de una instalación solar, cada una responsable de convertir la energía solar en electricidad. Para que todo funcione sin problemas, es esencial que estas unidades trabajen juntas en perfecta armonía.

La coordinación y la sincronización no son solo conceptos abstractos, sino que requieren una planificación detallada y una configuración precisa del sistema. En primer lugar, es necesario asegurarse de que los inversores utilizados sean compatibles entre sí y con el sistema en su conjunto. Esto implica elegir inversores que no solo cumplan con los requisitos técnicos y de potencia de la instalación, sino que también sean capaces de comunicarse eficazmente y sincronizar sus operaciones.

El diseño correcto del sistema es fundamental para garantizar que cada inversor esté configurado de manera óptima y que todos los componentes del sistema trabajen juntos de manera coherente. Esto incluye la elección de las configuraciones adecuadas de voltaje y frecuencia, así como la gestión de las conexiones eléctricas para garantizar una distribución uniforme de la energía.

La coordinación y la sincronización no solo se refieren a la eficiencia energética, sino también a la seguridad del sistema en su conjunto. Una sincronización inadecuada de los inversores podría llevar a sobrecargas o fluctuaciones de voltaje, poniendo en riesgo la integridad de la instalación y la seguridad de las personas.

Rendimiento y fiabilidad de los inversores

El rendimiento de los inversores está estrechamente relacionado con la cantidad de energía que pueden convertir en electricidad utilizable. Los inversores de alta calidad, diseñados con tecnologías avanzadas, tienden a ofrecer un rendimiento superior, permitiendo aprovechar al máximo la energía solar disponible. Un rendimiento óptimo se traduce en una mayor producción de energía y, por lo tanto, en un mayor retorno de la inversión para el propietario de la instalación.

Sin embargo, el rendimiento no es el único factor a considerar. La fiabilidad de los inversores es igualmente importante, especialmente considerando la duración prevista de la instalación fotovoltaica a lo largo del tiempo. Los inversores deben ser capaces de resistir condiciones ambientales adversas, como temperaturas extremas, humedad y variaciones de voltaje, sin comprometer sus prestaciones.

Además, la durabilidad de los inversores es un elemento clave a evaluar. Las instalaciones fotovoltaicas están diseñadas para operar durante muchos años, por lo que es esencial que los inversores tengan una larga vida útil para garantizar una rentabilidad a largo plazo de la inversión. Invertir en inversores fiables y duraderos puede reducir los costos de mantenimiento y sustitución con el tiempo, contribuyendo a preservar el valor de la instalación a lo largo de los años.

Inversor solar instalado en el interior

Inversores solares instalados en el interior

Ventajas y desventajas de la instalación con dos inversores

Ahora veamos un resumen de cuáles son todas las ventajas y desventajas de adoptar dos inversores para una instalación fotovoltaica.

Ventajas

  1. mayor flexibilidad en la optimización del rendimiento de la instalación – utilizando dos inversores más pequeños en lugar de uno solo de mayor potencia, es posible adaptar de manera más efectiva el sistema a las diversas condiciones operativas y ambientales. Esto permite maximizar la eficiencia general de la instalación, adaptando la producción de energía a las necesidades específicas del usuario final y a las fluctuaciones de las condiciones atmosféricas. Además, gracias a la capacidad de controlar cada inversor por separado, es posible optimizar el funcionamiento del sistema de manera más precisa y personalizada, mejorando aún más el rendimiento general de la instalación fotovoltaica;
  2. mayor resistencia del sistema – al tener dos inversores separados en lugar de uno solo, la instalación se vuelve menos vulnerable a fallos repentinos. En caso de que uno de los inversores no funcione correctamente o requiera mantenimiento, el otro inversor puede seguir operando de forma independiente, garantizando una continuidad de servicio más fiable. Esta redundancia es fundamental especialmente en situaciones donde la disponibilidad constante de energía es crucial, como en entornos comerciales o industriales;
  3. mejora en la gestión de los costos operativos y de mantenimiento – dado que los inversores más pequeños tienden a ser menos costosos de adquirir e instalar. Esta configuración puede ofrecer una ventaja financiera inicial. Además, el mantenimiento y la sustitución de los inversores pueden gestionarse de manera más eficiente, con menores interrupciones y costos totales a lo largo del tiempo.

Finalmente, se debe considerar la evolución del mercado y de las tecnologías fotovoltaicas. Optar por dos inversores más pequeños en lugar de uno solo de mayor potencia puede ofrecer una mayor flexibilidad y adaptabilidad a futuras innovaciones y desarrollos en el sector. De esta manera, es posible proteger las inversiones a largo plazo, manteniendo la instalación fotovoltaica a la vanguardia incluso frente a cambios tecnológicos y normativos.

Desventajas

Aunque la adopción de dos inversores para una instalación fotovoltaica puede ofrecer varios beneficios, es importante considerar también las desventajas asociadas con esta configuración. Aquí algunos de los principales inconvenientes a tener en cuenta:

  1. costos adicionales – el uso de dos inversores, en lugar de uno solo. Generalmente conlleva costos adicionales relacionados con la compra, la instalación y la puesta en marcha del sistema;
  2. complejidad de la instalación – conectar dos inversores requiere un diseño e instalación más complejos que un solo inversor. Esto puede requerir más tiempo y recursos por parte del personal calificado, aumentando potencialmente los costos y los tiempos de realización del proyecto;
  3. espacio adicional – la instalación de dos inversores puede requerir más espacio que un solo inversor de mayor potencia. Esto puede ser un problema en caso de limitaciones de espacio en el techo o en la zona donde se coloca la instalación fotovoltaica;
  4. complejidad del mantenimiento – gestionar dos inversores en lugar de uno solo puede implicar una mayor complejidad en el mantenimiento y la resolución de problemas. Es necesario monitorear y mantener cada inversor por separado. Lo que podría requerir más tiempo y recursos para garantizar un funcionamiento óptimo de la instalación a lo largo del tiempo;
  5. posibilidad de discrepancias de rendimiento – incluso si se utilizan inversores idénticos, podrían producirse pequeñas discrepancias de rendimiento entre los dos dispositivos. Esto podría deberse a variaciones en las condiciones operativas, en el envejecimiento u otros factores, lo que podría reducir ligeramente la eficiencia general de la instalación.

Cómo configurar el inversor

En este video puedes ver cómo puedes configurar un inversor con un software para el diseño de una instalación fotovoltaica.

Solarius-PV
Solarius-PV