Home » IFC y openBIM » Longevidad IFC y future-proofing: pilares para un futuro de construcción sostenible

Longevidad IFC

Longevidad IFC y future-proofing: pilares para un futuro de construcción sostenible

El IFC está revolucionando el sector AECO, garantizando interoperabilidad y longevidad de datos. Descubre los desafíos y soluciones para un futuro constructivo más eficiente.

El sector AECO no es estático; está en constante evolución. Regularmente emergen nuevas tecnologías, materiales y métodos de construcción. Además, el IFC desempeña un papel crucial en hacer que el future-proofing del sector sea acogedor a estos cambios. Su flexibilidad le permite adaptarse a las necesidades y requisitos en evolución, asegurando que siga siendo una herramienta relevante e indispensable en los años venideros.

¿Qué es el IFC? Definición y propósito de las Industry Foundation Classes

El IFC es un formato estándar común para el intercambio de datos en el sector de la construcción. Este modelo de datos facilita la colaboración y la comunicación efectiva entre los diferentes actores de un proyecto, garantizando la protección y longevidad de los datos en una industria caracterizada por el uso de diversos software y productos.

Longevidad y protección de datos con IFC: cómo garantiza el acceso a los datos en el tiempo

En un sector en constante evolución, la capacidad del IFC para garantizar el acceso y la protección de datos en el tiempo es un factor de estabilidad y seguridad. El IFC no solo asegura que la información vital permanezca accesible e inalterada, sino que también ayuda a construir edificios «future-proof», permitiendo la compatibilidad de archivos y datos a través de diferentes versiones de software.

El desafío del cambio tecnológico

Actualmente, se lanzan de manera regular nuevas versiones de software, cada una prometiendo mejoras y nuevas funcionalidades. El riesgo asociado con este progreso constante es la obsolescencia de los datos. ¿Cómo puede un proyecto iniciado hace cinco años seguir siendo relevante y accesible hoy? Aquí es donde entra en juego el IFC.

El IFC: guardián del tiempo e información

El IFC actúa como guardián del tiempo y de la información. Este formato de archivo, desarrollado gracias al trabajo realizado por BuildingSMART International (bSI), es neutral y abierto, diseñado para ser independiente del software utilizado. Esto significa que los datos almacenados en un formato IFC pueden ser abiertos, leídos y manipulados por cualquier aplicación que admita el estándar.

Pero no solo eso, incluso a través de diferentes versiones del mismo software. Esto asegura que, incluso si el software original ya no está disponible o ha cambiado radicalmente, los datos no se pierden, sino que siguen siendo accesibles y utilizables. En otras palabras, un archivo creado con una versión anterior de un software puede abrirse con una versión más reciente sin perder información crítica. Esta compatibilidad cruzada garantiza una transición fluida de los datos a través de las diversas fases de un proyecto, así como su longevidad.

Future-proofing de los proyectos

El concepto de «future-proofing» es más que una simple precaución en el mundo de la construcción moderna; es una visión estratégica. Representa la adopción de medidas proactivas para asegurar que los datos y archivos de un proyecto no sean solo un momento temporal, sino un legado duradero. Veamos cómo se manifiesta el «future-proofing» a través del uso de IFC y su impacto significativo en la longevidad y utilidad de los proyectos a lo largo del tiempo.

Una visión más allá del presente, una inversión en el futuro

Planificar para el futuro significa precisamente superar las necesidades inmediatas y prever y prepararse para los cambios y evoluciones que aún no conocemos. En el contexto de la construcción, significa asegurarse de que los datos generados hoy puedan sobrevivir a los cambios tecnológicos del mañana.

IFC está en el centro de esta visión, actuando como puente entre el presente y el futuro. Este estándar está diseñado para evolucionar junto con la tecnología, manteniendo al mismo tiempo una compatibilidad hacia atrás. En la práctica, esto significa que los datos creados hoy no solo serán accesibles sino también utilizables en las décadas venideras, independientemente de las evoluciones del software y las plataformas.

Adoptar IFC como estándar para el intercambio y conservación de datos garantiza no solo la longevidad de los datos, sino que también promueve un entorno colaborativo en el que la información es libremente accesible y compartible entre diferentes partes interesadas, independientemente de sus elecciones de software. Es un paso hacia una industria más integrada y sostenible.

Los equipos de proyecto pueden estar tranquilos sabiendo que al adoptar el IFC, su trabajo no será en vano. Incluso frente a cambios radicales en la tecnología o los flujos de trabajo, los datos permanecen seguros y accesibles. Esta confianza libera a los profesionales del peso de la incertidumbre tecnológica, permitiéndoles centrarse en la creatividad, innovación y calidad de su trabajo.

Beneficios del IFC: el valor en la interoperabilidad y comunicación

El principal beneficio ofrecido por el formato IFC, como se ha dicho, es la posibilidad de permitir la libre colaboración entre las diversas figuras involucradas en el proceso de construcción, permitiéndoles intercambiar información a través de un formato estándar. Esto conlleva una reducción de tiempos, integridad de la información, mayor calidad, reducción de errores y en general una reducción de costes. Todo esto gracias a datos e información coherentes en las fases de proyecto, realización y mantenimiento.

Al mismo tiempo, el IFC garantiza la libre elección del software en el trabajo de proyecto para cada parte interesada involucrada.

La interoperabilidad y la integración de aplicaciones también son factores clave para la implementación de sistemas de información abiertos e interconectados, necesarios para alcanzar los objetivos de digitalización del sector de la construcción.

El futuro del IFC en el BIM y en la industria de la construcción

El desarrollo del formato IFC continúa imparable, y ya está en marcha el desarrollo de la nueva versión 5, diseñada para integrar nuevas concepciones como edificios inteligentes, smart cities y digital twin. El objetivo principal de este desarrollo es la modernización y estandarización, con el objetivo de apoyar los nuevos paradigmas operativos y las progresiones en el sector de la construcción, manteniendo al mismo tiempo la integridad semántica de su iteración anterior. Longevidad de los datos IFC y future proofing.

Hoy en día, la estructura del IFC se centra en definir un estándar para el intercambio de datos basado en archivos. Las nuevas metodologías operativas requieren que el IFC se adapte a nuevos requisitos para satisfacer las necesidades de CDE, digital twin, IoT y smart cities. Esta hipótesis anticipa una transformación significativa en comparación con los enfoques tradicionales basados en archivos en el ámbito del modelado.

usbim
usbim