Home » BIM y Eficiencia energética » Panel radiante: cómo funciona y cuáles elegir

panel radiante

Panel radiante: cómo funciona y cuáles elegir

El panel radiante ofrece muchos beneficios en términos de confort térmico y ahorro energético. Descubre cómo funciona y cómo diseñarlo


El panel radiante representa un sistema particular, ingenioso y muy válido, tanto desde el punto de vista funcional como energético, para la calefacción y refrigeración de los ambientes. Su origen es antiguo, pero solo en las últimas décadas la tecnología lo ha perfeccionado y potenciado tanto que lo hace preferible a los sistemas tradicionales. Tanto por la calidad del aire calentado o refrigerado por radiación, como por el ahorro energético que se deriva de ello.

Entonces, descubramos juntos cómo funciona el sistema de paneles radiantes, qué alternativas existen y sobre todo qué beneficios conlleva.

¿Qué es el panel radiante?

El panel radiante representa una alternativa a los sistemas más tradicionales de calefacción y refrigeración, y en un terminal constituido por tuberías por las que circula agua caliente, a baja temperatura, o fría.

Las tuberías están embebidas en las estructuras del revestimiento de los ambientes en los que se instalan los paneles. Además, logran distribuir el calor por todo el ambiente de manera óptima y uniforme, gracias al principio de la radiación.

Esta tecnología particular para la calefacción y refrigeración de los ambientes no es tan reciente, el sistema se remonta a principios del siglo XX. En aquel entonces, el sistema se estudió y diseñó solo para calefacción y su funcionamiento implicaba el paso, en las tuberías de hierro, de agua a alta temperatura. Sin embargo, se experimentó que, en esta configuración inicial, la temperatura excesiva del agua podía causar trastornos a los usuarios de los ambientes, como: problemas circulatorios, dolores de cabeza, aumento de la presión y sudoración excesiva. Por estas razones, el sistema fue abandonado durante mucho tiempo.

Hoy en día, sin embargo, el problema está ampliamente resuelto, el agua fluye en las tuberías a bajas temperaturas, alrededor de 25-45° en el caso de la calefacción, y los paneles radiantes se han convertido en un sistema para la calefacción y refrigeración, no solo más que válido sino también muy ventajoso desde el punto de vista del confort ambiental y del ahorro energético.

¿Cómo funciona el panel radiante?

El funcionamiento del sistema de paneles radiantes se basa, a diferencia de los métodos tradicionales para la calefacción y refrigeración de los ambientes, en el fenómeno de la radiación. Este fenómeno permite el intercambio de calor entre cuerpos sólidos sin necesidad de calentar el aire, lo que confiere al sistema radiante un alto estándar de eficiencia energética, que se refleja en temperaturas de operación considerablemente más bajas que los sistemas convencionales.

En cuanto a las temperaturas de funcionamiento, de hecho, oscilan alrededor de:

  • 25/45°C en modo calefacción, en comparación con los 55/70°C de los sistemas convencionales;
  • 15/18°C en modo refrigeración, en comparación con los 7/10°C de los sistemas convencionales.

Además, la escasa diferencia de temperatura entre la superficie radiante y el aire evita molestos movimientos de aire que, como ocurre con los sistemas de calefacción tradicionales, desplazan polvo y causan pérdidas de calor.

Los paneles radiantes representan una alternativa prefabricada y lista para la instalación. Por ejemplo:

  • los paneles radiantes de cartón yeso: desarrollados para la instalación de sistemas radiantes de techo falso para calefacción y refrigeración. Consisten en una placa de cartón yeso, una activación térmica formada por uno o dos circuitos de tubería y una capa aislante, generalmente de poliestireno;
  • los paneles radiantes metálicos: particularmente indicados para la calefacción y refrigeración de espacios abiertos como oficinas, vestíbulos, espacios comerciales, aeropuertos, edificios escolares, etc.
Espacio calentado y enfriado con paneles radiantes en el techo, en el suelo y en la pared

Espacio calentado y enfriado con paneles radiantes en el techo, en el suelo y en la pared

¿Cuántos y qué sistemas de paneles radiantes existen?

Existen tres tipos de sistemas de paneles radiantes clasificados según la posición de los paneles dentro del ambiente en el que se instalan, y son:

  • paneles radiantes de suelo;
  • paneles radiantes de pared;
  • paneles radiantes de techo.

El sistema radiante de suelo es el más común por su mayor eficiencia de funcionamiento. El aire caliente, de hecho, al ser más ligero, tiende naturalmente a subir.

Por otro lado, el sistema de techo y de pared, son de fácil y rápida instalación, ya que los paneles radiantes crean simultáneamente el falso techo o la pared contraria. El sistema de techo, además, ofrece la ventaja de alcanzar muy rápidamente la temperatura de funcionamiento, mientras que el de pared irradia calor más rápidamente, con una distribución uniforme en toda la altura de la habitación.

En cuanto a la disposición de las tuberías, puede realizarse, con paso constante o variable, en forma de:

  • serpentina simple, simple o doble;
  • en espiral.
Paneles radiantes - disposición de las tuberías

Paneles radiantes – disposición de las tuberías

La serpentina simple de tipo doble y la disposición en espiral son preferibles. Esto porque se intercala la tubería de retorno entre las tuberías de ida, lo que crea una temperatura del suelo uniforme.

En general, especialmente en el caso de espacios regulares, siempre es preferible la serpentina en espiral ya que se limitan las pérdidas de carga y se garantiza una distribución de calor más uniforme.

¿Cuáles son los beneficios del sistema de paneles radiantes?

Los beneficios relacionados con el uso de este sistema son muchos y pueden variar según el tipo de panel elegido. De todos modos, todos los paneles radiantes comparten los siguientes tres beneficios:

  • alto bienestar térmico y habitacional: el sistema de paneles radiantes se caracteriza por un silencio absoluto y cero emisiones electromagnéticas;
  • ahorro energético: al funcionar con una diferencia de temperatura reducida con respecto a la ambiental, este sistema permite un considerable ahorro energético. Si consideramos además el acoplamiento con generadores de alta eficiencia, como calderas de condensación, bombas de calor PDC y fuentes renovables como paneles solares térmicos, el ahorro es realmente elevado;
  • aspecto higiénico-estético: la ausencia de movimientos de aire evita la dispersión de polvo. Por lo tanto, evitamos condiciones poco saludables del aire, especialmente para aquellos que sufren de alergias. Al mismo tiempo, los terminales no visibles permiten una máxima libertad de decoración.

La adopción de paneles radiantes se integra perfectamente en el marco de la construcción sostenible. Esta contribuye a la certificación de edificios ecológicos y al cumplimiento de los más altos estándares ambientales.

Gracias a su eficiencia y bajo impacto ambiental, los paneles radiantes son una opción ideal para proyectos de nueva construcción y renovaciones orientadas a la sostenibilidad.

Para abordar mejor este tipo de desafío, te recomiendo que utilices un software para el diseño de instalaciones térmicas, incluidas las instalaciones de paneles radiantes, directamente en planta o en 3D.

El software permite modelar una instalación a partir de un proyecto arquitectónico creado con un software de BIM authoring.

 

edificius-mep
edificius-mep