Home » BIM y Arquitectura » Revestimiento metálico de fachadas en Aluminio

Revestimiento metálico de fachadas

Revestimiento metálico de fachadas en Aluminio

Durabilidad, resistencia y grandes posibilidades estéticas: por qué elegir el revestimiento metálico de fachadas en aluminio

Realizar el revestimiento metálico de fachadas de los edificios en aluminio, siendo este un material duradero y resistente, siempre es una elección acertada. De hecho, le correcta elección de metales permite reducir los trabajos de mantenimiento a lo largo del tiempo y añadir prestigio y valor a toda la propiedad. Además, si se opta por una fachada ventilada o un revestimiento con buenas propiedades termoaislantes, es posible minimizar notablemente las pérdidas térmicas del edificio y obtener beneficios relevantes en cuanto al confort interno y los gastos destinados a la climatización.

En el presente artículo exploremos en detalle las características y beneficios de los revestimientos metálicos para fachadas.

El aluminio en la construcción

El aluminio es un metal relativamente reciente. A pesar de ser el tercer elemento más abundante en la Tierra, después del oxígeno y el silicio, es el más joven entre los metales de uso industrial, ya que fue producido a escala industrial hace poco más de 100 años. La técnica para transformar la bauxita en alúmina fue patentada hacia finales del 1800, sentando así las bases para los métodos industriales de producción de aluminio que todavía se utilizan en la actualidad.

El aluminio es un material muy versátil con propiedades que incluyen ligereza, durabilidad, conductividad eléctrica y térmica, facilidad de manipulación, valor estético, higiene, resistencia a la corrosión, resistencia al fuego y reciclabilidad.

Estas características hacen que el aluminio se utilice ampliamente en varios sectores, incluida la construcción. Por ejemplo, la industria de la construcción europea utiliza aproximadamente 1,2 millones de toneladas de aluminio al año. Este material se encuentra en varios elementos constructivos como revestimientos de techos y fachadas, carpintería metálica, escaleras, barandillas y otras estructuras.

Revestimiento metálico de fachadas en aluminio

Es precisamente en el contexto de los revestimientos para fachadas donde el aluminio ofrece la mayor flexibilidad e innovación en las elecciones de diseño. Aunque su forma pura es poco resistente, la adición de elementos y procesos de producción adecuados permite la creación de aleaciones de aluminio con propiedades físicas y mecánicas deseadas.

Las aleaciones utilizadas en los productos de aluminio para la construcción crean una capa superficial de óxido que confiere resistencia al agua, a la corrosión y a los efectos perjudiciales de los rayos UV. Esta capa protectora puede mejorarse aún más mediante el proceso de oxidación anódica, produciendo aluminio anodizado.

Tipos de revestimiento metálico de fachadas en aluminio

Según dimensiones y características específicas, los revestimientos en aluminio para fachadas se dividen en:

  • chapas: elementos de gran formato, especialmente indicados para estructuras de gran tamaño. Pueden ser:
    • grecadas de forma:
      • trapezoidal,
      • onduladas,
      • a pegaso,
      • nervadas
    • perforadas;
    • decorativas;
  • placas: elementos de formato inferior y con mayor espesor que las chapas;
  • láminas: elementos de reducidas dimensiones en anchura y de notables dimensiones en longitud, que pueden llegar hasta 13 m.

Estos elementos pueden personalizarse completamente en forma y acabado, ofreciendo opciones como chapas, placas y láminas moldeadas plásticamente, con acabados anodizados, pintados en varios colores, satinados, opacos, cepillados, martillados, etc.

Fachada de edificio con revestimiento de aluminio pintado

Fachada de edificio con revestimiento de aluminio pintado

Acabados de fachada

Para elegir el acabado más adecuado para el proyecto, entre las muchas opciones disponibles, y tener control total sobre las elecciones estéticas de la fachada, es posible utilizar un software 3D para diseño de edificios. Estas herramientas ofrecen una ayuda valiosa para evitar elecciones erróneas y errores de evaluación. De hecho, al crear el modelo 3D del edificio, completo con materiales, texturas y acabados, es posible visualizarlo de manera realista como si todo estuviera ya construido. Con renders y visitas virtuales del modelo, evitas sorpresas desagradables en la obra porque evalúas las elecciones de manera adecuada y preventiva. Añades texturas, las visualizas y modificas hasta encontrar la solución que más te convenza.

Render de fachada continua

Render de fachada continua

Revestimientos en aluminio para fachadas

Aunque tienen una función también decorativa, los revestimientos para fachadas se utilizan principalmente para garantizar aislamiento térmico y protección de los edificios contra agentes atmosféricos. Hoy en día, sin embargo, el mercado ofrece revestimientos de fachada con numerosas características de rendimiento importantes, como resistencia al fuego, a los impactos, propiedades autolimpiantes, características ecológicas, etc.

Otros materiales más utilizados para el revestimiento

Los materiales más utilizados para el revestimiento de fachadas son el metal, la piedra y la madera:

  • Los revestimientos metálicos son conocidos por su durabilidad excepcional. Además del aluminio, entre los metales más utilizados para revestir fachadas también se encuentran el titanio y el bronce.
  • Por otro lado, los revestimientos de piedra (natural o compuesta), tienen una buena durabilidad que varía según el grosor y la exposición a condiciones atmosféricas extremas.
  • Por último, los revestimientos de madera (natural o trabajada), representan la opción más adecuada para casas de estilo rústico, pero aún son relativamente costosos y tienden a deteriorarse con el tiempo si no se tratan adecuadamente.

Según el tipo de instalación, los revestimientos para fachadas pueden ser:

  • de piel simple si el revestimiento está fijado directamente a la fachada del edificio;
  • de doble piel (fachada ventilada) si está compuesto por varias capas, incluyendo aislamiento y cámara de aire.

La fachada ventilada

La fachada ventilada es un sistema constructivo diseñado para mejorar el rendimiento térmico de los edificios mediante una gestión eficaz del calor, reducción de la carga térmica y mejora del aislamiento térmico. Este sistema está compuesto por diferentes capas, cada una con una función específica, y el uso de revestimientos de aluminio contribuye significativamente a optimizar el comportamiento térmico del edificio.

Este sistema se basa en un concepto de estratificación, donde una capa de revestimiento exterior de aluminio actúa como barrera protectora contra agentes atmosféricos. La fachada ventilada crea un espacio de aire entre el revestimiento y la estructura de soporte del edificio, permitiendo una circulación natural del aire. Esta separación térmica contribuye a aislar el edificio, reduciendo las cargas térmicas externas e internas. El revestimiento de aluminio, además de ofrecer un aspecto estético moderno, ofrece resistencia a la corrosión y a los agentes atmosféricos. Las chapas, placas o láminas de aluminio, personalizables en forma y acabado, se fijan a una subestructura microventilada, generalmente de madera, aluminio o acero inoxidable.

Rivestimiento metálico de fachadas

Rivestimiento metálico (aluminio) de fachadas

Beneficios de la fachada ventilada

El uso de fachada ventilada en combinación con revestimientos de aluminio no solo contribuye a mejorar la eficiencia energética y el rendimiento térmico de los edificios, sino que también ofrece una amplia flexibilidad de diseño, permitiendo soluciones personalizadas y sostenibles a lo largo del tiempo.

La tecnología de la fachada ventilada, asociada al revestimiento de aluminio, permite el uso de este material tanto en nuevas construcciones como en renovaciones, contribuyendo significativamente a mejorar el rendimiento energético, la comodidad y la seguridad de los edificios.

Partes de la fachada ventilada en aluminio

La fachada ventilada en aluminio consta al menos de 4 capas:

  • revestimiento exterior de aluminio: el revestimiento de aluminio desempeña el papel principal de proteger el edificio contra agentes atmosféricos como lluvia, viento, nieve y rayos UV. La ligereza y la resistencia a la oxidación del aluminio lo hacen ideal para esta función, garantizando durabilidad en el tiempo y un aspecto estético atractivo;
  • cámara de aire: entre el revestimiento y la estructura de soporte del edificio se crea un espacio de aire ventilado. Esta capa de ventilación permite el paso del aire, creando una barrera térmica que reduce las cargas térmicas externas e internas. El aire en movimiento favorece la disipación del calor acumulado, contribuyendo a mantener la temperatura interna más estable y limitando el riesgo de formación de moho y condensación;
  • aislamiento térmico: dentro de la fachada ventilada hay una capa de aislamiento térmico. Esta capa adicional ayuda a reducir la pérdida de calor del edificio durante el invierno y a limitar la entrada de calor externo durante el verano. El aislamiento térmico es fundamental para garantizar un confort térmico óptimo y reducir los consumos energéticos relacionados con la calefacción y el aire acondicionado;
  • capa de soporte interno: en la base de la fachada ventilada, hay una capa de soporte interno que conecta el sistema con la estructura portante del edificio.

Utilidades de la fachada ventilada

La utilidad de una fachada ventilada para el comportamiento térmico del edificio radica en su capacidad para gestionar eficientemente el flujo térmico. La ventilación reduce el sobrecalentamiento en verano y previene la formación de puentes térmicos, mientras que el aislamiento térmico mantiene una temperatura interna constante en invierno. Este enfoque contribuye significativamente a reducir los consumos energéticos del edificio. Además, la fachada ventilada puede ser parte de estrategias de diseño sostenible, ofreciendo confort térmico a los ocupantes y reduciendo el impacto ambiental del edificio a largo plazo.

¿Por qué elegir aluminio para revestir fachadas?

El aluminio se está utilizando cada vez más en la construcción para revestir fachadas y las razones son muchas:

Ligereza

Es un metal ligero, lo que simplifica el proceso de instalación del revestimiento y reduce la carga sobre la infraestructura del edificio. Esta característica es especialmente ventajosa en términos de transporte y manejo de materiales.

Resistencia a la corrosión

Es naturalmente resistente a la corrosión. La formación de una capa de óxido en la superficie protege el metal de los agentes atmosféricos, haciendo que el revestimiento sea más duradero con el tiempo, especialmente en ambientes marinos o condiciones climáticas adversas.

Versatilidad de diseño

Es extremadamente flexible y se puede moldear en una variedad de formas. Esto permite a los diseñadores crear fachadas con diseños únicos y creativos, personalizando el aspecto estético del edificio.

Acabados

Los revestimientos de aluminio están disponibles en una amplia gama de acabados, incluyendo pintura, anodización y otras técnicas de tratamiento superficial. Esto ofrece muchas opciones de personalización en términos de color, brillo y textura.

Bajo mantenimiento

El aluminio requiere poco mantenimiento a lo largo del tiempo. Su resistencia a la corrosión reduce la necesidad de mantenimiento y pintura frecuentes en comparación con otros materiales.

Reciclabilidad

El aluminio es altamente reciclable sin una pérdida significativa de sus propiedades. Esto lo convierte en una elección sostenible y respetuosa con el medio ambiente, en línea con las crecientes preocupaciones sobre la sostenibilidad en el diseño y construcción de edificios.

Aislamiento térmico

Algunos revestimientos de aluminio están diseñados con características aislantes, ayudando a mejorar la eficiencia energética del edificio y mantener un ambiente interior confortable.

Durabilidad

El aluminio es resistente y puede soportar condiciones climáticas adversas sin degradarse. Esta durabilidad se traduce en una vida útil más larga del revestimiento.

Conclusión

En general, la combinación de ligereza, resistencia, versatilidad de diseño y sostenibilidad hace que el aluminio sea una opción popular para el revestimiento de fachadas, satisfaciendo necesidades estéticas, funcionales y ambientales en la construcción de edificios modernos.

edificius
edificius