Home » BIM y diseño de edificio » Techos de madera: Ventajas y características

techos-de-madera

Techos de madera: Ventajas y características

Los techos de madera son una solución atractiva, sostenible, asequible y segura. Descubre cómo están hechos y por qué son ventajosos


Durante las últimas décadas, ha vuelto a ganar popularidad uno de los sistemas constructivos más tradicionales y extendidos. el techo de madera. Gracias a la consolidación de nuevas tecnologías (como la madera laminada) y la atención hacia materiales reciclables y sostenibles, el techo de madera, debidamente revisado y actualizado, se está convirtiendo cada vez más en una elección ganadora en el campo de la construcción.

La ligereza, seguridad, facilidad de montaje y ahorro energético son solo algunas de las características clave.

Pero veamos en detalle por qué elegir un techo de madera, qué ventajas y desventajas conlleva y cómo gestionarlas en la fase de diseño utilizando un software 3D para construcción.

Cualidades del techo de madera

La madera, que siempre había sido apreciada por su facilidad de elaboración y disponibilidad, su resistencia y su ligereza, se fue dejando de lado, convirtiéndose casi en «pasada de moda», con la llegada del Movimiento Moderno. De hecho, este exaltó la arquitectura de ángulos rectos y tejados planos, sustituyendo los suelos de madera por otros de hormigón armado.

Este fenómeno influyó profundamente en la forma de proyectar, en las reglamentaciones técnicas y en la investigación universitaria. Sin embargo, hizo que la madera y las técnicas de construcción asociadas a ella cayeran casi en desuso.

Sólo a partir de la década de 1990 la tecnología de las cubiertas de madera ha vuelto a la práctica del diseño y la construcción, afrontando todos los retos provocados por el vacío normativo y formativo consolidado durante 50 años.

En realidad, esta vuelta a la tradición tiene sentido, sobre todo si tenemos en cuenta las grandes cualidades de este material:

1. Estética

La madera es apreciada por su belleza natural y cálida. Un techo de madera puede dar un aspecto rústico a los ambientes y al mismo tiempo ser elegante y acogedor.

2. Versatilidad

Puede adaptarse fácilmente a diferentes necesidades arquitectónicas. Las vigas y listones pueden ser moldeados para crear curvas, arcos y otras características estructurales distintivas. Es fácil de moldear y puede ser trabajada también directamente en la obra para soluciones a medida y personalizadas.

3. Aislamiento térmico

La madera es un buen material aislante y un techo de madera tiende a retener el calor durante el invierno y mantener una temperatura confortable dentro del edificio, contribuyendo a reducir los costes de calefacción.

4. Durabilidad

Si se construye y cuida correctamente, un techo de madera puede durar décadas. La madera es un material bastante resistente y puede soportar el clima y las inclemencias del tiempo si se trata y mantiene adecuadamente.

5. Sostenibilidad

La madera es un material natural, renovable y sostenible. Un techo de madera bien gestionado puede tener un impacto mínimo en el medio ambiente, especialmente si la madera proviene de fuentes sostenibles y certificadas.

6. Flexibilidad de construcción

La madera es más ligera y más flexible que muchos materiales de construcción tradicionales, lo que facilita la construcción de formas complejas o inusuales.

7. Fácil mantenimiento

Con mantenimiento regular, los techos de madera pueden permanecer en buenas condiciones durante muchos años. La limpieza periódica y la eliminación de escombros a menudo son suficientes para mantener la integridad de la estructura.

8. Resistencia a los terremotos

En algunas regiones sísmicas, la madera se considera un material estructural preferible ya que puede flexionarse sin romperse, reduciendo así los daños en caso de terremoto. Además, el peso reducido en comparación con otros sistemas constructivos lo hace menos gravoso para toda la estructura incluso en caso de sismo.

9. Favorece la circulación del aire

Un techo de madera ventilado puede permitir una circulación de aire natural, lo que puede ayudar a mantener la temperatura del edificio constante y reducir la formación de humedad.

10. Variedad de acabados

La madera puede ser terminada de muchas maneras diferentes, ofreciendo una variedad de opciones de acabado que pueden variar desde el aspecto tradicional y natural hasta el moderno, según el gusto personal.

Por otro lado, antes de profundizar en algunos aspectos clave, si necesitas diseñar un techo de madera te recomiendo que utilices un software 3D para construcción que te será útil para gestionar todos los aspectos del diseño: desde la composición arquitectónica, la verificación de las elecciones materiales, hasta la realización de renderizados y vistas realistas del modelo y la presentación del proyecto finalizada para la obtención de permisos y opiniones.

Techo de madera | Modelo 3D realizado con Edificius

Techo de madera | Modelo 3D realizado con Edificius

Estructura del techo de madera

Laminada

En la práctica constructiva actual, la estructura de soporte de un techo de madera suele realizarse colocando vigas de madera laminada, sobre las cuales se posiciona posteriormente un doble tablero con un grosor total de aproximadamente cinco-seis centímetros. Es importante destacar que el segundo tablero se coloca girado a un ángulo determinado, previamente establecido en el proyecto, con respecto al subyacente. De esta manera, es posible dejar a la vista el intradós del forjado, ofreciendo una perspectiva estética que realza la madera.

Con forjado de hormigón

Por el contrario, en una construcción con forjado de hormigón, este suele realizarse con viguetas de hormigón armado y bovedillas perforadas, con una altura total de aproximadamente 20 cm. Esta estructura se recubre posteriormente con una capa de cemento con un espesor de aproximadamente 4 cm y se termina interiormente con una fina capa de yeso o cartón yeso. La cubierta, sin embargo, puede ser similar tanto en los techos de madera como en los de hormigón.


Diferencia significativa entre los dos tipos de estructuras: Su peso

Un techo de madera, con una estructura laminada, pesa en promedio alrededor de 30 kg/m2, mientras que una estructura de hormigón puede pesar hasta 310 kg/m2. Esto hace que el techo de hormigón sea hasta diez veces más pesado que el de madera. Esta característica importante hace que el techo de madera sea muy útil especialmente en caso de renovación de cubiertas en edificios existentes y en todos aquellos casos en los que es preferible o necesario realizar una cubierta ligera que ejerza la menor carga posible sobre la estructura subyacente.

Para calcular un techo de madera nuevo, o verificar uno ya existente, puedes utilizar un software de cálculo estructural específico que te permita diseñar de manera segura y cumpliendo con las normativas vigentes en la materia.

Aislamiento del techo de madera

Para mejorar los valores de transmitancia de la cubierta, ya sea en caso de cubierta de madera o de hormigón, es necesario utilizar una capa de material aislante. El grosor y las características del material a elegir dependen de la zona climática y de las indicaciones de la normativa.
En términos de aislamiento térmico en régimen invernal, ambos techos se comportan de manera similar. La conductividad térmica, indicada por el símbolo λ, es la principal variable de control que afecta al comportamiento térmico en invierno. Dado que el aislamiento del techo depende del tipo y grosor del aislante, es razonable esperar que, en ambos casos, con el mismo material aislante, su transmitancia térmica sea comparable.

Formato cuadrado

Formato cuadrado

Techo de madera: Hermeticidad al aire

El vapor de agua, una condición común en el ambiente interior de las viviendas, representa uno de los principales problemas a abordar al diseñar techos de madera o de hormigón. En el caso del techo de madera, especialmente si la capa de aislamiento está hecha de fibra de madera, estamos expuestos a un fenómeno de transporte de vapor por convección.

Este fenómeno se manifiesta cuando el aire interior, generalmente cargado de humedad, penetra en el paquete de forjado, se expande en los intersticios y, al entrar en contacto con puntos más fríos, tiende a condensarse. Este ciclo de condensación y evaporación, asociado a la típica humedad de los materiales leñosos y a su comportamiento durante el hielo, puede llevar a un debilitamiento de la resistencia mecánica de la estructura, causar daños a los componentes de madera y reducir la resistencia térmica.

Prevención

La transmisión de vapor por convección a menudo es causa de problemas estructurales difíciles de detectar de inmediato. Para prevenir este fenómeno, es esencial diseñar la estratigrafía del techo de manera que la transmisión del vapor ocurra únicamente por difusión, a través de los materiales en dirección perpendicular a las caras. De esta manera, el vapor que atraviesa la estratigrafía es considerablemente menor que en los casos de transmisión por convección y, con una sección diseñada correctamente en términos de termo-higrometría, no conlleva problemas de acumulación de humedad.

Para lograr una hermeticidad al aire efectiva y minimizar el transporte de vapor por convección, es necesario colocar una capa funcional de «hermeticidad al aire» sobre el tablero y debajo de la capa aislante, para preservar el aspecto visual de la madera desde el interior. Del mismo modo, es necesario prestar atención a la penetración del aire exterior, utilizando una lámina de protección contra el viento sobre la capa aislante. De esta manera, el paquete aislante está protegido de la convección del vapor.

En el caso de techos de hormigón, la hermeticidad al aire suele estar garantizada por la misma capa de yeso interior, también utilizada con fines estéticos.

Protección contra la lluvia

Para garantizar la protección de la estructura de madera contra la lluvia, es necesario considerar la gestión del vapor. La instalación de una lámina bituminosa, que actúa como barrera de vapor, sobre la capa aislante puede atrapar el vapor dentro de la estratigrafía, causando problemas de condensación. Por el contrario, para garantizar una eliminación efectiva del vapor y al mismo tiempo proteger contra la lluvia, es recomendable utilizar una capa funcional de «ventilación» (característica típica de la «cubierta ventilada«), compuesta por una lámina de aire y un soporte adecuado para la capa protectora contra el agua.

Esta capa puede realizarse con una doble tablazón cruzada, sobre la que se pueden colocar láminas bituminosas u otros elementos resistentes al agua. Últimamente, estas soluciones también se están volviendo comunes para los techos de hormigón, que anteriormente tenían la lámina directamente sobre la capa aislante y, como cubierta, tejas o baldosas fijadas con mortero.

Desventajas del Techo de madera

A pesar de sus múltiples cualidades, también hay desventajas en instalar un techo de madera:

  • coste inicial elevado: la instalación de un techo de madera puede implicar costes iniciales más altos que materiales como el hormigón;
  • mantenimiento: la madera requiere un mantenimiento regular para preservar su integridad y aspecto estético. Esto puede incluir la pintura periódica, la reparación de cualquier daño causado por el desgaste, la inspección de las condiciones del techo en busca de la presencia de hongos, insectos y otros daños biológicos;
  • vulnerabilidad a los agentes atmosféricos: a pesar de que algunos tratamientos pueden aumentar la resistencia de la madera a los agentes atmosféricos, con el tiempo la exposición continua a la lluvia, al sol, al viento y a la nieve puede causar daños. Esto puede requerir reparaciones localizadas o la sustitución de algunas partes del techo. De todos modos, las intervenciones generalmente no son muy costosas y son simples de realizar;
  • propiedad de inflamabilidad: la madera es inflamable y esto puede representar un riesgo en caso de incendio. Por lo tanto, las casas con techo de madera pueden requerir un seguro contra incendios más costoso y tratamientos específicos para mejorar la resistencia al fuego.

En resumen, un techo de madera puede ofrecer una serie de ventajas. Sin embargo, es importante evaluar cuidadosamente también las desventajas antes de tomar una decisión sobre el material a utilizar.

¿Cómo se construye un techo de madera?

Independientemente del tipo de madera utilizada para la construcción (madera laminada o maciza), el techo de madera presenta algunos elementos recurrentes en su estratigrafía, como:

  • estructura portante realizada con vigas y viguetas (o tablones) a las que se encomienda la función de soportar la cubierta de la construcción;
  • tablero de madera (generalmente OSB3) apoyado sobre la estructura secundaria. Es necesario para el alojamiento de las otras capas (aislamiento, barrera de vapor, etc.) y para el cierre del techo;
  • capa impermeable que protege la estructura del agua. Al mismo tiempo, permite el paso del aire;
  • capa aislante para mejorar las prestaciones energéticas del paquete de cubierta;
  • capa de cubierta generalmente realizada en tejas (de terracota o cemento) colocadas sobre una doble tablazón de madera. Se utiliza para realizar el llamado «techo ventilado»;
  • canalones y bajantes pluviales para permitir el flujo de agua de lluvia y alejarla de la cubierta.

El techo puede caracterizarse, además de por el tipo de estructura y la estratigrafía, también por la inclinación, la forma y el número de vertientes. En cualquier caso, especialmente en zonas lluviosas o nevadas, es recomendable excluir las cubiertas planas y realizar vertientes con una pendiente de al menos el 20%.

 

edificius
edificius