Home » BIM y Eficiencia energética » Tejas solares: definición, tipos y costes

Tejas solares

Tejas solares: definición, tipos y costes

Las tejas solares son la solución para quienes desean instalar un sistema fotovoltaico sin alterar la estética del techo. Descubre tipos y costes.


Instalar un sistema fotovoltaico en el techo de una vivienda a veces puede encontrar obstáculos (como restricciones paisajísticas) o necesidades estéticas que deben ser respetadas. Una alternativa válida a los paneles tradicionales son las tejas solares.

Estas son tejas especiales colocadas en los techos de los edificios capaces de absorber la energía producida por el sol. La eficiencia de las tejas solares depende de diversos factores como la irradiación solar, la exposición y la inclinación del techo.

Para definir todo esto, puedes utilizar el software fotovoltaico con el que podrás verificar en tiempo real la correcta ubicación del campo fotovoltaico según las condiciones reales del sitio de instalación (inclinación, orientación, irradiación, sombreados, etc.).

Tejas solares

Analizamos en detalle qué son las tejas solares, cuántos tipos existen y cuánto cuestan.

¿Qué son las tejas solares?

Las tejas solares no son más que tejas normales para el techo sobre las cuales se aplica una célula fotovoltaica para capturar la energía solar y convertirla en energía eléctrica. Todas las células están conectadas en serie para formar un módulo fotovoltaico real.

Los sistemas de fijación de paneles fotovoltaicos en tejas no son visibles, por lo que ofrecen una solución ideal para aquellos que desean beneficiarse de la energía solar sin comprometer la apariencia estética del techo. Además, son particularmente ventajosas en contextos donde las restricciones paisajísticas impiden la instalación de sistemas fotovoltaicos tradicionales.

Por ejemplo, en zonas de interés histórico donde las autoridades pertinentes pueden negar la autorización para la instalación de paneles tradicionales, la teja solar se presenta como una alternativa eficaz gracias a su reducido impacto visual. Cabe mencionar, por ejemplo, la reciente instalación de una cubierta fotovoltaica en la célebre Villa de los Misterios en Pompeya para la iluminación interna de las valiosas paredes pintadas, cuyas tejas solares son similares en todo a las antiguas romanas.

¿Cómo están hechas?

Estéticamente, las tejas solares son similares a una teja común, generalmente también en el material y el color. La peculiaridad radica en integrar en el soporte base habitual de cerámica, una pequeña célula fotovoltaica que tiene la función de producir energía eléctrica.

Los materiales principales utilizados para la composición de las tejas solares son:

  • silicio: es el material más común y puede ser utilizado en forma mono o policristalina. El silicio ofrece altos porcentajes de pureza pero requiere exposición directa al sol para maximizar la eficiencia. Por lo tanto, las tejas solares de silicio son ideales para los techos orientados a una dirección correcta (norte o sur, dependiendo del hemisferio);
  • silicio amorfo: este tipo de silicio es capaz de generar energía incluso en condiciones de luz solar menos intensa. Sin embargo, el rendimiento energético es generalmente inferior al silicio cristalino;
  • CIS o GICIS: estas tejas están compuestas por seleniuro de cobre indio o cobre indio galio y ofrecen un rendimiento elevado.

Tejas solares vs sistema fotovoltaico tradicional: diferencias

Cuando se habla de paneles fotovoltaicos y tejas solares, en ambos casos se hace referencia a dos tecnologías útiles para aumentar el uso de las energías renovables.

Las principales diferencias entre tejas y paneles fotovoltaicos son las siguientes:

  • el coste de las tejas es superior a pesar de que el rendimiento sea inferior, ya que las tejas son más afectadas por los sombreados causados por instalaciones externas y/o agentes externos;
  • con las tejas solares se puede ahorrar en la estructura y en los costes de instalación ya que se montan como tejas normales;
  • con las tejas solares se tendrán menores costes de eliminación y menos peligros para el medio ambiente;
  • las tejas reducen la dispersión de calor del edificio y también tienen función impermeable.

Teja solar: tipos

La teja solar está disponible en varias variantes que se adaptan a necesidades específicas:

  • portuguesas;
  • marsellesas;
  • de arcilla;
  • transparentes;
  • térmicas.

Portuguesas

Las tejas solares portuguesas se distinguen por su forma característica en S y pueden estar hechas de materiales como barro cocido o plástico. La capa fotovoltaica, que convierte la luz solar en electricidad, se coloca en la parte lateral plana de la teja. Se consideran una de las opciones más económicas en el mercado.

Marsellesas

Las tejas solares marsellesas mantienen la forma tradicional de las tejas marsellesas, sin la característica protuberancia, pero incorporan un panel fotovoltaico en la zona central. Pueden estar hechas de ladrillo o polímeros plásticos.

De arcilla

Las tejas solares de arcilla presentan láminas fotovoltaicas planas colocadas en la parte curva de las tejas de barro, con una capa de silicio en una lámina móvil. Ofrecen un aspecto vintage ideal para casas históricas o pueblos. Aunque son más caras que las tejas tradicionales, son más fáciles de instalar.

Transparentes

Las tejas solares transparentes están hechas de vidrio, policarbonato o PVC y permiten el paso de una mayor cantidad de luz para favorecer la luminosidad natural de los espacios interiores. Son costosas y tienen un rendimiento energético inferior, pero ofrecen una buena resistencia a las inclemencias del tiempo.

Térmicas

Las tejas solares térmicas están diseñadas para la producción de agua caliente sanitaria.

Ventajas y desventajas de las tejas solares

La ventaja principal de las tejas solares es sin duda su aspecto estético, lo que permite su instalación incluso en presencia de restricciones paisajísticas. Otros beneficios pueden ser:

  • buena durabilidad;
  • posibilidad de aprovechar las deducciones fiscales previstas para la energía solar fotovoltaica;
  • excelente resistencia a los agentes atmosféricos;
  • reducción de la pérdida térmica del hogar y función impermeabilizante;
  • posibilidad de disponer las tejas de manera dispersa en el techo para hacer frente a posibles sombras, optimizando así la producción de energía eléctrica.

La desventaja principal, por otro lado, es el coste elevado en comparación con los fotovoltaicos tradicionales. Además, pueden tener una eficiencia menor ya que son más sensibles a las sombras causadas no solo por la geometría del techo, sino también por la presencia de obstáculos como antenas y chimeneas.

Costes de las tejas solares

El coste está influenciado por varios factores, incluido el tipo de modelo, el rendimiento y las dimensiones de las tejas utilizadas en el sistema. Para evaluar el coste total, es necesario determinar primero la potencia total deseada para el sistema y luego calcular el número de tejas necesarias según las dimensiones y el rendimiento energético. Luego, se deben agregar los gastos de mano de obra, la eliminación de las antiguas tejas y la consulta profesional.

solarius-pv
solarius-pv