Home » BIM y Arquitectura » Tipos de construcciones: cuáles son las principales clasificaciones y por qué es importante conocerlas

Tipos de construcciones

Tipos de construcciones: cuáles son las principales clasificaciones y por qué es importante conocerlas

Existen diferentes tipos de construcciones, verdaderas clasificaciones basadas en características estructurales, materiales utilizados y uso previsto. Aquí están los principales


Los tipos de construcciones son clasificaciones que agrupan edificios y estructuras con determinadas características estructurales, funcionales, dimensionales, formales, distributivas, etc.

Estos también pueden referirse a metodologías y enfoques utilizados en la construcción de edificios y estructuras. Por lo tanto, definen el modo en que un edificio es diseñado y construido.

Por otro lado, las diferentes tipologías constructivas se han impuesto o han sido influenciadas a lo largo del tiempo en base a factores diferentes, como:

  • territorio,
  • cultura,
  • tecnologías y materiales disponibles,
  • normativas vigentes,
  • gusto arquitectónico,
  • necesidades prácticas.

Veamos más detalladamente algunas de las principales tipos de construcciones, que son útiles de conocer para quien hoy trabaja en construcción y  pretende adquirir  las competencias para gestionar solicitudes de todo tipo (pudiendo contar también con la disponibilidad de software cada vez más innovadores para la proyección de construcción integrada).

Tipos de construcciones: las principales clasificaciones

Aquí están los principales tipos de construcciones en las que pueden ser clasificados los edificios:

  • materiales utilizados para la estructura portante;
  • uso previsto;
  • resistencia al fuego de los diferentes elementos estructurales.
Tipologías constructivas las principales clasificaciones

Tipologías constructivas las principales clasificaciones

Tipos de construcciones según los materiales utilizados

Una primera clasificación de las tipologías constructivas se basa en los materiales predominantes utilizados para su estructura portante. En particular, tenemos:

1. Mampostería

Los edificios de mampostería son uno de los tipos más utilizados. Estos edificios se basan en el uso de ladrillos o bloques de cemento, que se apilan y se conectan mediante mortero para crear muros portantes. Las ventajas de esta tipología incluyen la robustez y la resistencia a la intemperie. Los edificios de mampostería también ofrecen un excelente aislamiento térmico, contribuyendo a reducir los costes energéticos. Sin embargo, pueden requerir un presupuesto significativo y pueden ser más lentos de construir que otros tipos.

2. Madera:

El uso de la madera como material de construcción es común en muchas partes del mundo. Esta tipología es apreciada por su eficiencia energética y su estética natural. La madera es un material renovable, lo que la convierte en una opción sostenible. Sin embargo, requiere un mantenimiento periódico para protegerla de los agentes atmosféricos y de los parásitos.

3. Acero

Los edificios de acero son conocidos por su resistencia y flexibilidad estructural. Esta tipología se utiliza a menudo en construcciones comerciales e industriales. El acero es capaz de soportar cargas pesadas y ofrece una mayor libertad de diseño gracias a su capacidad para crear grandes aperturas sin el uso de columnas portantes. Sin embargo, el acero requiere un tratamiento anticorrosión adecuado para evitar el óxido.

4. Hormigón armado

El hormigón armado es una tipología constructiva que combina la resistencia del hormigón con la fuerza del acero. Este material se utiliza ampliamente en edificios altos, puentes y otras estructuras que requieren una notable robustez. El hormigón armado es particularmente adecuado para hacer frente a cargas pesadas y resistir fuertes solicitaciones sísmicas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la producción de cemento tiene un impacto ambiental significativo, lo que lo convierte en una opción menos sostenible.

En este sentido, te señalo la posibilidad de probar gratuitamente un software de cálculo estructural de última generación con solucionador FEM integrado y módulos para estructuras en H.A., mampostería, madera y acero.

Tipos de construcciones según el uso previsto del edificio

Otra categorización de los edificios y estructuras se basa en cambio en la actividad y en el uso principal previsto para el cual fueron proyectados y construidos. A continuación, se muestran algunas de las principales categorías de esta clasificación:

  1. Edificios residenciales: son edificios destinados a la residencia de personas e incluyen casas, apartamentos y residencias privadas.
  2. Edificios comerciales: estos son utilizados para actividades comerciales como oficinas, tiendas, restaurantes y centros comerciales.
  3. Edificios industriales: diseñados para fines industriales y manufactureros, incluidas plantas, fábricas y almacenes.
  4. Edificios educativos: destinados a la educación, como escuelas, universidades e instituciones educativas.
  5. Edificios sanitarios: instalaciones médicas, hospitales, clínicas y residencias de ancianos.
  6. Edificios públicos: infraestructuras públicas como edificios gubernamentales, ayuntamientos y bibliotecas.
  7. Edificios religiosos: lugares de culto como iglesias, mezquitas, sinagogas y templos.
  8. Edificios recreativos y culturales: utilizados para actividades recreativas y culturales como teatros, museos y arenas.
  9. Edificios de transporte: aeropuertos, estaciones de tren, puertos e infraestructuras de transporte.
  10. Edificios agrícolas: utilizados en agricultura, incluidos establos, silos y almacenes agrícolas.

Esta clasificación es esencial para el diseño arquitectónico ya que cada categoría tiene requisitos y consideraciones específicas que deben tenerse en cuenta en el diseño. Con un software de diseño arquitectónico integrado puedes crear proyectos de edificios destinados a diferentes usos.

Tipos de construcciones según los criterios establecidos por el International Building Code (IBC)

Las tipologías constructivas clasificadas según los requisitos establecidos por el International Building Code (IBC) son 5 y se clasifican según la resistencia al fuego de los diferentes elementos estructurales de una construcción.

La clasificación parte del análisis de los diferentes elementos constructivos de una obra, incluidas: paredes exteriores, losas y cubiertas, vigas y columnas, etc. La construcción luego se clasificará según la resistencia al fuego de cada elemento del edificio.

Sobre la base de este criterio, el IBC reconoce y distingue las siguientes 5 tipologías de construcción:

1. TIPO I

En esta categoría entran las construcciones cuyos elementos estructurales están realizados en h.a. y acero. Hablamos entonces de edificios, como rascacielos, con una resistencia al fuego que va de 2 a 4 horas en los que toda la estructura está hecha con materiales no combustibles. Dentro de esta tipología de construcción entran dos categorías:

1.1. TIPO IA, resistente al fuego: las paredes exteriores y el marco estructural deben resistir al fuego durante al menos tres horas;

1.2. TIPO IB, resistente al fuego modificado: las paredes exteriores y el marco estructural deben resistir al fuego durante al menos dos horas.

2. TIPO II

Similares a los edificios de tipo I, los edificios de tipo II están hechos completamente de materiales no combustibles o resistentes al fuego. Aunque sus materiales de construcción están etiquetados como no combustibles, ofrecen menos protección contra incendios que los edificios de tipo I porque generalmente no tienen un revestimiento ignífugo. Por lo tanto, un incendio que se propague podría causar más daños. Dentro de este tipo también se distinguen dos categorías:

2.1. TIPO IIA, mampostería no combustible: las paredes exteriores, el marco estructural, las losas y las cubiertas deben tener una protección de 1 hora contra daños por fuego;

2.2. TIPO IIB, no combustible ligero: las construcciones de material no combustible ligero son construcciones con paredes exteriores de metal ligero u otros materiales no combustibles con pisos y techos no combustibles.

3. TIPO III

Los edificios que entran en esta categoría tienen paredes exteriores de ladrillo, mampostería, bloques de cemento, paneles prefabricados u otros materiales no combustibles. Pero las estructuras internas y el techo pueden tener una estructura de madera. El objetivo principal de la construcción de tipo III en caso de incendio es contener el fuego dentro de las paredes exteriores del edificio y prevenir la propagación del incendio a edificios cercanos.

4. TIPO IV

Entran en esta categoría las construcciones de entramado con madera pesada o con componentes de madera más anchos que las construcciones de entramado normales. Precisamente las dimensiones de los elementos de madera utilizados hacen que la estructura sea más resistente al colapso, más resistente al fuego (elementos grandes tardan más en quemarse) pero también más costosa que una construcción de entramado normal del tipo V.

5. TIPO V

Entran en esta categoría las construcciones en las que la cubierta, las losas y el marco están hechos de materiales combustibles, generalmente madera. A diferencia de la madera utilizada en los edificios de tipo 4, las estructuras de tipo 5 utilizan madera ligera o trabajada. Este material es ciertamente más económico y eficiente pero no es resistente al fuego, por lo que los edificios de tipo V pueden colapsar rápidamente desde el inicio de un incendio.

Los 5 tipos de construcción según el International Building Code (IBC)

Los 5 tipos de construcción según el International Building Code (IBC)

¿Por qué es importante clasificar correctamente un edificio?

La correcta clasificación de un edificio es fundamental por una serie de razones cruciales incluyendo la seguridad, el cumplimiento normativo y el diseño arquitectónico.

Una correcta clasificación ayuda a garantizar que el edificio sea diseñado, construido y utilizado de manera segura para su uso específico previsto. Por ejemplo, los edificios residenciales deben cumplir con diferentes normas que los edificios industriales o sanitarios para garantizar la seguridad de los ocupantes. Además, las leyes y regulaciones de construcción varían según la tipología constructiva.

De igual manera, una correcta clasificación guía el diseño arquitectónico, permitiendo a los arquitectos adaptar el diseño a las necesidades específicas del uso previsto. Por ejemplo, un hospital requiere un diseño diferente a un centro comercial.

La correcta clasificación de un edificio según la resistencia al fuego de sus elementos constructivos es igualmente fundamental para garantizar la seguridad. En caso de un incendio es absolutamente importante que el edificio esté construido según los requisitos reales de la categoría a la que pertenece. Esto permitirá comprender cómo se propaga el fuego en el edificio y tomar decisiones cruciales sobre ventilación, uso de agua y rutas de escape.

edificius
edificius