Home » BIM y diseño de edificio » Coeficiente de Iluminación y Ventilación: ¿Qué es y cómo se calcula?

Coeficiente de Iluminación y Ventilación: ¿Qué es y cómo se calcula?

El coeficiente de iluminación y ventilación ayuda a definir la cantidad de luz y aire necesaria en una vivienda. Descubre por qué es importante y cómo calcularlo


Vivir en ambientes saludables y con bajas concentraciones de agentes contaminantes es importante para prevenir alergias, problemas respiratorios y patologías cardiovasculares.

Para nunca perder de vista el objetivo del bienestar habitacional, mantener los edificios de manera óptima y dar la posibilidad de verificar que cada espacio tenga la cantidad de luz y aire necesaria, es necesario calcular el coeficiente de iluminación y ventilación.

¿Sabes qué es, por qué es tan importante y cómo calcularlo con un software de diseño arquitectónico? ¡Descubre esto y mucho más en el artículo!

¿Qué es el coeficiente de iluminación y ventilación?

El coeficiente de iluminación y ventilación, define la cantidad de luz solar y el aire que entra en un ambiente en relación con su superficie pavimentada. De hecho, en cada ambiente obtendremos dicho factor como:

C.I.V. = superficie acristalada útil / superficie pavimentada

El C.I.V. se desglosa en:

  1. C.I. o Coeficiente de Iluminación, en referencia a la superficie iluminada útil, es decir, la suma de las superficies acristaladas por donde pasa la luz;
  2. C.V. o Coeficiente de Ventilación, en referencia a la superficie ventilada útil, es decir, la suma de las superficies acristaladas por donde pasa el aire.

Evaluar la cantidad de ventilación e iluminación de un ambiente es un requisito importante para definir la habitabilidad y el uso público y comercial adecuado de un inmueble.

¿Para qué sirve el coeficiente de iluminación y ventilación?

El control y el respeto del valor límite C.I.V., debe verificarse para garantizar que en una vivienda siempre haya un cierto nivel de:

  • salubridad;
  • higiene;
  • seguridad;
  • ahorro energético.

De hecho, este factor permite comprender la cantidad de luz que recibe un espacio y sus cambios de aire diarios.

Apartamento de dos habitaciones con grandes aberturas que cumple con la relación de iluminación y ventilación | Render realizado con Edificius

Apartamento de dos habitaciones con grandes aberturas que cumple con la relación de iluminación y ventilación | Render realizado con Edificius

¿Cómo se calcula el coeficiente de iluminación y ventilación?

El coeficiente de iluminación y ventilación debe calcularse para cada ambiente de una vivienda y para hacerlo es necesario conocer la superficie neta pavimentada y la superficie acristalada útil:

  • la superficie neta pavimentada o superficie útil habitable es la superficie del ambiente efectivamente transitable. Es decir, neta de muros, pilares, tabiques, porches, balcones, terrazas, cámaras de aire, puertas y ventanas;
  • la superficie acristalada útil es la que se puede abrir. Es decir, es la superficie ocupada por el hueco medido bruto de las ventanas que dan a espacios abiertos.

Para obtener el C.I.V. bastará con sumar la superficie útil de las ventanas presentes en el ambiente y dividir lo obtenido por la superficie neta pavimentada. Si dicho factor es mayor de 1/8 y, por lo tanto, mayor de 0,125, la habitación tiene un coeficiente de iluminación y ventilación adecuado.

Para entender mejor procedemos con un ejemplo: imaginemos que debemos calcular el C.I.V. de un comedor caracterizado por una planta rectangular de 6,00 m x 4,00 m e iluminada y ventilada por dos ventanas de 1,40 m x 1,50 m. ¿Cómo proceder?

  • el primer paso es calcular la superficie acristalada total:

Sv = Sv1+ Sv2=(1,50 x 1,40)m2+ (1,50 x 1,40) m2= 2,1 m2+ 2,1 m2= 4,2 m2

  • luego procedemos a conocer la superficie pavimentada útil, que en este caso es:

Sp= (6,00 x 4,00)m2= 24 m2

  • el C.I.V. será:

C.I.V.= Sv / Sp= 4,2 m2 / 24m2= 0,175 > 0,125

Como se ha visto, dado que el factor es mayor que 0,125, el ambiente presenta un C.I.V. adecuado.

Ejemplo de plano para cálculo de F.L.N. de un recinto | Edificius

Ejemplo de plano para cálculo de C.I.V. de ambientes | Edificius

¿Por qué es importante ventilar e iluminar bien los espacios habitables?

Tener un valor de C.I.V. adecuado, no solo es obligatorio por norma (en el caso de nuevas construcciones, renovaciones de edificios, modificaciones internas o cambio de destino de uso de recintos y habitaciones) sino que aporta al ambiente interno una serie de beneficios:

  • correcto reciclaje de aire: no solo es útil para eliminar el aire viciado, sino fundamental para la salvaguardia del confort y la salud. Los ambientes cerrados o no ventilados adecuadamente, a menudo debido a un factor demasiado bajo, son causa de formación de vapor de agua, dióxido de carbono y contaminación interna que pueden generar dolores de cabeza, dificultad para respirar, debilidad y falta de concentración;
  • iluminación adecuada de los ambientes: el uso de ventanas amplias y bien expuestas permite reducir el uso de iluminación y calefacción artificial, con consiguientes ahorros económicos y energéticos;
  • cambios de aire breves y continuos: que no generan pérdidas de calor y garantizan ambientes libres de gérmenes y bacterias, causantes del estancamiento de la humedad y la formación de moho.

Como hemos visto, verificar el C.I.V. durante el desarrollo de un diseño es muy importante y puede influir en la adquisición del título edilicio mismo, automatizar su análisis no es imposible, solo necesitas usar un software de diseño arquitectónico.

¿Ya has modelado tu inmueble con Edificius? Solo necesitarás definir los ambientes internos de cada nivel, caracterizándolos según las propiedades, se crearán tablas y ábacos para analizarlos todos. Entre estos, será posible verificar la superficie pavimentada, la acristalada y se calculará el factor C.I.V. ambiente por ambiente de manera automática.

Si no lo has hecho aún, ¡sólo te queda probarlo gratuitamente y experimentar tú mismo todas las funcionalidades!

edificius
edificius