Home » BIM y Facility Management » Asset Maintenance Management: que es y 5 consejos para aplicarla

gestion del mantenimiento de activos que es y 5 consejos para aplicarla

Asset Maintenance Management: que es y 5 consejos para aplicarla

La Asset Maintenance Management es una estrategia que ayuda a mejorar los procesos de conservación de los recursos físicos. ¡Aquí tienes 5 consejos útiles para optimizarla!

Los recursos físicos son el núcleo de cualquier organización y es importante cuidarlos para que su rendimiento permanezca inalterado a lo largo del tiempo.

En este artículo te daré algunos consejos valiosos para ayudarte a mejorar tus estrategias de gestión y mantenimiento de activos. Si aún no conoces esta expresión, ¡no temas! A continuación, te explicaré su significado y te ayudaré a descubrir por qué se diferencia de la gestión de activos.

Si necesitas optimizar la gestión y el mantenimiento de tus recursos, te recomiendo en primer lugar que confíes en un programa GMAO. Es un sistema que reúne en una única plataforma centralizada las funcionalidades para planificar, rastrear y gestionar todas tus actividades de mantenimiento y tener bajo control el rendimiento de tus activos. ¡Pruébalo ahora y descubre lo fácil que es implementar una exitosa estrategia de gestión de mantenimiento!

¿Qué es el asset maintenance?

El término “asset maintenance” significa literalmente mantenimiento de activos.

Se refiere al conjunto de acciones técnicas, administrativas y gestionales destinadas a mantener o restablecer los recursos físicos de una organización en un estado tal que pueda realizar la función requerida.

“Activos” se refiere a todos los elementos físicos utilizados en las operaciones diarias de una instalación, destinados a proporcionar una ventaja para la empresa. Pueden incluir edificios, plantas, maquinaria, herramientas, equipos, etc.

Estos bienes están sujetos a desgaste y deterioro con el paso del tiempo. Dependiendo del presupuesto disponible y de los objetivos establecidos, las empresas pueden utilizar diferentes tipos de mantenimiento para garantizar el correcto funcionamiento de estos recursos y maximizar su eficiencia y productividad.

mantenimiento-de-los-activos

¿Por qué es importante el mantenimiento de los activos?

Aunque el «mantenimiento» a menudo se considera sinónimo de «reparación», en realidad, en una instalación eficiente, el mantenimiento de activos elimina la necesidad de reparaciones.

Las empresas que basan su negocio en el uso de activos tangibles, deben lidiar con los efectos físicos del tiempo y las operaciones diarias. Sin embargo, a través de un mantenimiento efectivo es posible:

  • mantener los recursos en buena forma;
  • prolongar la vida útil de los equipos;
  • mejorar el rendimiento y la fiabilidad de las instalaciones;
  • limitar las averías y los funcionamientos anómalos imprevistos;
  • reducir las interrupciones no planificadas.

Para lograr estos objetivos, las operaciones de mantenimiento dentro de una estructura no pueden realizarse al azar.

Es importante adoptar estrategias de gestión de mantenimiento específicas que ayuden a las empresas a comprender cuándo, dónde y cómo intervenir para mantener sus recursos siempre en óptimas condiciones. Estos son los objetivos que persigue la gestión del mantenimiento de activos.

¿Qué es la gestión de mantenimiento de activos?

La gestión del mantenimiento de activos es una estrategia de mejora continua de los procesos. Por ende, tiene como objetivo garantizar el adecuado mantenimiento de los activos de la empresa, con el fin de optimizar la eficiencia operativa y minimizar los costes.

Este proceso requiere una planificación estratégica y sistemática de las actividades de mantenimiento y la creación de un sistema de monitoreo e informes que sea preciso. La gestión del mantenimiento de activos maximiza la fiabilidad, la disponibilidad, la seguridad y la vida útil de los equipos.

¿Cuáles son los componentes esenciales de una estrategia de gestión de mantenimiento de activos?

Una estrategia AMMS (Asset Maintenance Management Strategy) puede definirse como realmente eficaz si permite monitorizar, gestionar y tener bajo control los cinco componentes esenciales que se indican a continuación. Estos componentes sirven para caracterizar completamente los recursos en poder de cualquier organización, es decir:

  1. Identificación:

    No todos los recursos de una empresa pueden ser gestionados y mantenidos de la misma manera. Por esta razón, es importante identificar correctamente todos los activos y definir su gravedad para, de este modo, elegir la estrategia de mantenimiento más adecuada.

  2. Posición:

    Para poder gestionar correctamente un activo es necesario conocer su posición exacta. Sin embargo, es probable que los recursos de una empresa no estén todos ubicados en el mismo lugar. Algunas organizaciones basan su actividad en el uso de bienes o recursos distribuidos en varias regiones geográficas. Para localizar más fácilmente los activos a gestionar, muchos profesionales del sector confían en las tecnologías GIS (Geographical Information System) y GPS (Global Position System).

  3. Condición:

    Conocer el estado en el que se encuentran los activos es esencial para planificar las estrategias de gestión, mantenimiento y desmantelamiento adecuadas. La información sobre las condiciones puede recopilarse manualmente mediante inspecciones visuales o mediante monitorización directa con sensores inteligentes.

  4. Mantenimiento:

    En función del tipo, la ubicación y las condiciones de cada activo, es posible crear un plan de mantenimiento adecuado. Aquí es importante establecer cuáles son los recursos más críticos que necesitan mantenimiento preventivo y cuáles, en cambio, pueden gestionarse con un simple mantenimiento correctivo. El uso de sistemas GMAO o CMMS (Computerized Maintenance Management System) ayudará a simplificar y automatizar todas las operaciones de gestión del mantenimiento.

  5. Coste:

    A medida que pasa el tiempo, el rendimiento de los activos tiende a disminuir a medida que los costes operativos aumentan. Una estrategia adecuada de gestión de mantenimiento de activos maximizará la vida útil de los recursos físicos. Además, identificará posibles áreas de ahorro, al mísmo tiempo que minimizará los costes de gestión.

Asset maintenance management vs. Asset Management: ¿cuál es la diferencia?

Aunque el nombre puede inducir al error, las estrategias para gestionar el mantenimiento de activos (Asset maintenance management) no deben confundirse con las estrategias de gestión de recursos físicos (Asset Management).

Aunque estos dos conceptos se complementan entre sí, no son lo mismo.

El mantenimiento de activos se refiere a un sistema de gestión que requiere la contribución de todos los departamentos involucrados en los procesos empresariales (el mantenimiento es uno de estos departamentos).

Cada aspecto de la vida útil de un activo (desde la búsqueda para la compra hasta su eliminación) es parte de toda la estrategia de gestión de recursos físicos. Esta estrategia requiere que los departamentos de planificación, producción, mantenimiento, contabilidad, etc., trabajen juntos para evaluar y gestionar el coste, el valor, el riesgo y el rendimiento de cada activo.

La gestión del mantenimiento de activos se centra en la ejecución de las actividades de conservación y la coordinación de los recursos de mantenimiento (incluidas las piezas, la mano de obra, el presupuesto, etc.). Esta estrategia se puede considerar como un componente más pequeño y mejor definido de la gestión de activos.

El Mantenimiento

El mantenimiento nace de la necesidad de sustentar el funcionamiento de los equipos, con planes de conservación siempre actualizados y costes lo más controlados posible. Para alcanzar la excelencia en el mantenimiento es fundamental, sin embargo, entrar en el campo de la gestión de activos.

Si el objetivo es optimizar la disponibilidad de los activos a lo largo de su ciclo de vida, reducir los costes de reparación, aumentar la productividad y cumplir con las normativas, es necesario seguir los principios de gestión de recursos que ayudan a definir las mejores estrategias para aplicar a cada activo y así alcanzar el objetivo final.

Cuanto mejor sea la estrategia de gestión del activo, menores serán los costes asociados a su mantenimiento.

mantenimiento-de-activos

5 buenas prácticas para mejorar la gestión del mantenimiento de activos

Si realmente deseas aprovechar al máximo tus recursos y optimizar tus procesos de gestión de mantenimiento, sigue estos 5 consejos:

  1. Realiza una recopilación de datos adecuada:

    La recopilación de información fiable sobre tus activos te ayudará a mejorar la toma de decisiones y ahorrar costes operativos. El uso de un software de seguimiento de activos te permitirá crear una base de datos centralizada. De este modo, la información se actualizará constantemente y será fácilmente accesible para todos los que la necesiten.

  2. Implementa la estrategia de mantenimiento correcta:

    Los datos recogidos en la fase inicial son indispensables para elegir la estrategia de conservación más adecuada. Por otro lado, los recursos más críticos requerirán un programa de mantenimiento preventivo. Esta estrategia te ayudará a reducir el tiempo de inactividad no planificado, mejorar el rendimiento y la eficiencia de tus activos y controlar los costes de mantenimiento.

  3. Mejora la gestión del inventario:

    La gestión adecuada del inventario es fundamental para garantizar la disponibilidad de materiales y piezas de repuesto. Esto garantiza la continuidad en la producción y el funcionamiento de los recursos. Utilizando una estrategia MRO (Maintenance, Repair, and Operations), será más fácil evitar el exceso de inventario, optimizar los pedidos, recibir los materiales necesarios en el lugar correcto, en el menor tiempo posible, y reducir los costes de gestión.

  4. Controla las métricas y las KPI de mantenimiento:

    Son parámetros esenciales para poder monitorizar el rendimiento de los activos y del equipo de mantenimiento. Además, realizar un seguimiento de estos parámetros te ayudará a implementar estrategias de gestión del mantenimiento cada vez más eficaces y específicas.

  5. Refuerza tu equipo con formación y tecnología:

    Las estrategias descritas hasta ahora deben estar respaldadas por un equipo eficiente y tecnologías de vanguardia. Busca, por tanto, potenciar la formación para aumentar las competencias, las capacidades y la preparación del personal. Además, asegúrate de utilizar las tecnologías más avanzadas, como los sistemas digitales GMAO. Estos sistemas son indispensables para realizar un seguimiento en tiempo real del rendimiento de los activos, programar el mantenimiento y gestionar todas las actividades desde una única plataforma centralizada.

Si deseas implementar una exitosa estrategia para la gestión del mantenimiento de activos, sigue las recomendaciones que acabamos de ilustrar y utiliza un programa GMAO. Por lo tanto, con este potente sistema podrás planificar, supervisar y gestionar directamente en línea y de forma centralizada todos los aspectos relacionados con el mantenimiento de tus activos. Esto te permitirá mejorar la productividad de tus procesos de mantenimiento. Además, reducirás considerablemente el tiempo y los costes asociados con la gestión de tus recursos.

usbim-maint
usbim-maint